Heffron Drive enamoró al público femenino de Guadalajara




Por: Raúl Armenta Asencio

Uno de mis propósitos para este 2017 es ir a más conciertos, a todos los que pueda, sin importar si conozco o no a la banda, después de todo, a algunas de mis bandas tapatías favoritas las conocí en un concierto al que terminé yendo por accidente, o le abrían a la banda principal, que sí conocía y me gustaba.

Con esto en mente, cuando me enteré que Heffron Drive, liderada por Kendall Schmidt, ex integrante de Big Time Rush, estaría en el C3 de Guadalajara, decidí solicitar mi acreditación y lanzarme para ver qué me esperaba.

Heffron Drive está conformada, además, por el mejor amigo de Schmidt, Dustin Belt, y comenzó a tocar en 2008, antes de que comenzara Big Time Rush. Su música es del estilo rock-pop, que de inmediato te hace mover los pies (yo no suelo hacerlo, y la banda lo logró).

El cartel publicitario anunciaba que se abrirían puertas a las 7 de la noche. Sabiendo lo poco puntuales que somos los tapatíos en este tipo de eventos, decidí llegar alrededor de las ocho, lo que me daba suficiente tiempo para presenciar el número de la banda que les iba a abrir, pero no demasiado como para desesperarme con la impuntualidad tapatía.

Al llegar, me alegró ver que ya estaba tocando Kuerda, la banda que iniciaría con el concierto. Tampoco los conocía, pero me llamó la atención ver que las chiquillas que ya rondaban el lugar se prendían con sus canciones, que en realidad no eran malas, por lo menos las que escuché.

Kuerda bajó del escenario alrededor de las 8:30. Desde ese momento, y hasta que subieron los integrantes de Heffron Drive, las adolescentes que habían llegado puntuales a la cita, corearon las canciones que pusieron para ambientar el lugar. Katy Perry, Taylor Swift, incluso One Direction (creía que sus fans eran rivales de los de Big Time Rush).

Finalmente, minutos después de las nueve de la noche, subieron al escenario Kendall Schmidt y Dustin Belt, junto al baterista y otro guitarrista de aspecto simpático. Cada segundo que pasaba, el sonido ensordecedor de los gritos de las jovencitas que se habían dado cita en el C3, era mayor. Era curioso ver que los pocos seres de sexo masculino que habían asistido, estaban viendo su Facebook o torcían los ojos ante las expresiones de amor que la mujer con la que venían, algunas sus novias, le gritaban a la agrupación.

A pesar de que fue un poco corto el concierto (alrededor de hora y media de duración), Heffron Drive me dejó con un buen sabor de boca. Casi al final de la presentación, hicieron un cover de Sweet Disposition, de The Temper Trap, que les salió tan bien, que me obligué a ver si no eran ellos mismos los creadores de la canción.

Esto es sólo el inicio del 2017. Ojalá vengan más conciertos de calidad. Ojalá haya cada vez más asistentes a estos espacios. Y ojalá cada vez sean más puntuales.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.