Lady Bird

Lady Bird (Reseña)




Por: Raúl Armenta Asencio

Los Premios Oscar de la Academia de 2018 pasarán a la historia por contar con un gran número de cintas completamente prescindibles, que apantallan porque “es algo que nunca antes habías visto” (según he escuchado decir a gente que va al cine una vez al mes) o porque en realidad se trata de cine chairo, hecho para gustar a la crítica que, de ribete, está coludida con los realizadores.

En ese contexto, este fin de semana se estrena en salas comerciales de nuestro país (al final Cinépolis también la exhibirá) una película que, por alguna razón que sigo sin entender, está causando muchísimo revuelo: Lady Bird, escrita y dirigida por Greta Gerwig.

Lady Bird nos cuenta la historia de una chica que se hace llamar a sí misma de esa manera y que está por terminar la preparatoria, con todos los retos que esto implica: los primeros amores, las peleas con los papás y escoger una universidad. Sin embargo, su verdadero problema es que es una chica egoísta, que no sabe ni lo que quiere.

Podríamos decir que Lady Bird es una película chaira. A qué me refiero con esto: está hecha para satisfacer los estándares de los millennials que se quejan de todo y buscan algo que represente a la gran diversidad de tribus urbanas que existen. Es por eso que brilla la cinta: negros, homosexuales, millennials y gordos (la mejor amiga de Lady Bird es una copia femenina de Jonah Hill en Supercool) están reflejados en ella.

Sin embargo, Lady Bird carece de imaginación y es un filme completamente prescindible en la cartelera (por no decir en los premios). Su humor, bastante negro (aunque a los millennials no les parezca bien este término), está basado en los problemas a los que se enfrentan los adolescentes al crecer. Pues bien, en ese sentido, encuentro que películas como Súpercool lo logran de mejor manera, y sin tener que ser políticamente correctos.

No recomiendo gastar el dinero en ir a ver Lady Bird a menos de que sea usted un millennial o que sea una de esas personas que joden todo el día con ser políticamente correctos. Y espero que no lo sea, porque, ¿a dónde vamos como sociedad si ya todo está mal visto?

Lady Bird es una película escrita y dirigida por Greta Gerwig. Cuenta con las actuaciones de Saoirse Ronan, Laurie Metcalf, Tracy Letts, Lucas Hedges y Timothée Chalamet. La música es de Jon Brion. Tiene una duración de 94 minutos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.