Apología de la morada

Apología de la morada (Reseña)

Por: Raúl Armenta Asencio

¿Realmente habitamos el lugar donde vivimos? O simplemente lo convertimos en un elemento más de nuestra vida, pero que sabemos que podemos cambiar en cualquier momento, según las necesidades, como si fuera una pieza de ropa, un celular o una computadora. Creo que, con el nomadismo, ha dejado de existir el hogar -la morada, como lo llamaría Arnoldo Kraus-, para convertirse simplemente en un accesorio más que forma parte de la imagen que damos.

Debo admitir que no había pensado mucho en eso hasta la lectura de Apología de la morada, trabajo conjunto del propio Kraus y Vicente Rojo -quien falleció hace unos meses-, y que viene a ser parte de un extenso trabajo que el médico y el artista habían estado haciendo bajo el nombre de Apologías.

A lo largo de poco menos de cincuenta páginas, Kraus y Rojo nos llevan por un recuento de la evolución que ha tenido la morada a lo largo de la historia, pero también de cómo el hecho de que ahora se trate de un accesorio más ha traído una suerte de crisis de identidad en quienes no tenemos un techo que llamemos realmente hogar.

Estamos ante un libro muy bien logrado, con un texto muy interesante y profundo, e imágenes que complementan a la perfección lo que se nos quiere decir. Sin duda, una lectura fundamental para todos aquellos que estén pensando en crear un hogar, una morada, pero también para los que disfrutan de los libros bien hechos, del arte de Rojo y la escritura de Kraus, aun si no han leído los proyectos anteriores.

Luego de la lectura de Apología de la morada, me quedo con ganas de leer más trabajos en conjunto de Kraus y Rojo, pero también de sus trabajos por separado.

Apología de la morada es un libro de Arnoldo Kraus y Vicente Rojo, publicado por Sexto Piso. Cuenta con 48 páginas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.