A la orilla de la carretera

A la orilla de la carretera (Reseña)

Por: Raúl Armenta Asencio

He pasado cuatro veces por Chilpancingo -es decir, he hecho dos viajes redondos a Acapulco-. Mi experiencia de cinco minutos en esa ciudad, me hizo pensar que esta era una ciudad fea, sin chiste, como muchas de las que luego hay en el país, que pasan sin pena ni gloria. Mi mayor conocimiento era sobre la violencia que ocurre ahí, por lo que me apresuré a terminar mi tránsito, sin pensar más en el lugar. Me imagino que muchos de los turistas pasan por ahí de la misma manera. Y aunque sé que Guerrero es un lugar con mucha historia, nunca me imaginé todo lo que viven sus habitantes.

Los ojos me los abrió el escritor mexicano, Vicente Alfonso, con su libro, A la orilla de la carretera, cuya primera versión fue ganadora del Premio Bellas Artes de Crónica Literaria Carlos Montemayor. A lo largo de 160 páginas, el autor nos lleva desde el circuito cultural de la Ciudad de México, hasta lo más profundo de la selva de Guerrero, con Chilpancingo y el libro Guerra en el Paraíso, precisamente de Montemayor, como hilos conductores.

Durante mucho tiempo, traté de no leer este tipo de libros. Vivía muy feliz en una burbuja donde la barbarie le pasa a los demás, casi solamente en la ficción. Y lo maravilloso de mi trabajo es que ahora puedo leer libros como A la orilla de la carretera. Historias que lo dejan a uno completamente abrumado al conocer todo lo que sucede en una ciudad de apenas 280 mil habitantes.

Hay crónicas algo chuscas, al menos para los periodistas como yo, como la que habla sobre los periódicos amarillistas y las modelos que aparecen en sus portadas. Pero también hay textos que lo dejan a uno helado, desde las balaceras que son tan comunes, hasta el problema que hay en cuanto a la recolección de la basura.

Pero A la orilla de la carretera también funciona como un libro de historia. Porque al menos en mi educación formal, la guerrilla era un episodio breve que no había causado mucho problema -me imagino que muchísima gente que sólo ha tenido la educación de sus escuelas, ni siquiera sabe que hubo guerrilla en nuestro país-. Así, conocemos a actores políticos y militares del México de los sesenta y setenta, así como todo lo que ha vivido un estado en el que pensamos más bien como destino turístico.

A la orilla de la carretera no es, definitivamente, un libro para todos. El saber que lo que ahí se narra es verdad sólo lo hace más difícil. Pero es una lectura que vale la pena. Para conocer nuestra historia y para dejar de pasar por Chilpancingo pensando solamente en: “qué pueblo tan feo”.

A la orilla de la carretera es un libro escrito por Vicente Alfonso, publicado por Editorial Universitaria de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Cuenta con 160 páginas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.