Viva Selena

Viva Selena se presentó en el C3 Stage





Por: Nancy Hernández

Porque artistas tan relevantes como ella pasan a la inmortalidad y sobrepasan generaciones, géneros y gustos musicales.

La noche del pasado sábado 29 de abril, en el C3 Stage (Av. Vallarta 1488) en nuestra ciudad, se reunieron los seguidores de Selena Quintanilla Pérez, unos, quienes la disfrutaron en su época, y también, mayormente, jóvenes como yo, que crecimos con su música; porque como sabemos, la popularidad de Selena fue aún mayor después de su ausencia, y con ello sus canciones se volvieron parte de nuestro día a día, convirtiéndola en un ícono y leyenda musical.

Ya mejor ni me molesto por la impuntualidad, pues al parecer esto ya es por parte del recinto y se me va haciendo costumbre. Puesto que la cita fue a las 21:00 horas, pudimos precopear y calentar para el espectáculo, bailando cumbias que sonaban, hasta por ahí de las 22:00 horas en que arrancó el concierto.

Viva Selena es el nombre de este proyecto que rinde tributo a la reina del Tex-Mex. Desde la aparición de los músicos de la banda, quienes portaban playeras blancas con el logotipo del nombre de Selena y sonaron los primeros acordes, que pudimos reconocer, eran de la canción “Fotos y Recuerdos”, estalló la euforia de los asistentes.


Todo fue baile y felicidad. Me remonté a mi infancia y a las incontables fiestas en las que gozamos con canciones como La Llamada, Baila Esta Cumbia, Techno Cumbia, Amor Prohibido, La Carcacha, Bidi Bidi Bom Bom, Si una Vez, No Debes Jugar, Cobarde, No me queda más, Tus Desprecios, un buen Disco Medley, y más; por supuesto, finalizando con El Chico del Apartamento 512 y Como la Flor. Hubo algunas playeras de regalo y también, subieron algunas chicas de entre las asistentes a bailar sobre el escenario al ritmo de la cumbia.

Viva Selena tuvo presentaciones durante este mes en diferentes estados de la República, como Querétaro, Morelos, Puebla y en CDMX.

La vocalista de la banda reconoció que el público tapatío definitivamente fue el mejor de todos. Y cómo no, si la respuesta de los presentes fue constante, no hubo un solo instante en el que paráramos de bailar y cantar con el buen repertorio y ritmo de la noche.

No fue necesaria una agrupación muy numerosa para que la ejecución fuera amena y bien hecha.

Hoy y siempre, ¡viva Selena!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *