Sicario

Sicario: Día del soldado, un filme que apuesta a ser un sincero thriller político





Por: Jeampierre Gutiérrez

Sicario: Día del Soldado es una película dirigida por Stefano Sollima, quien ha dirigido películas como Suburra (2015) y Roma Criminal (2008), y que ahora apuesta por este filme secuela de la película original Sicario: Tierra de nadie de Denis Villeneuve.

En esta entrega de Sollima, la trama gira entorno a la guerra de los cáteles de la droga, cuyos integrantes han ido aumentando su nivel de delincuencia, en la frontera de Estados Unidos y México, tanto así que han comenzado a traficar con terroristas. Por ello, el agente federal Matt Graver (Josh Brollin), una vez más se une al equipo de Alejandro Gillick (Benecio del Toro), por orden del gobierno americano tomando como referencia el discurso del actual presidente del país norteamericano, con el fin de confrontar a los principales cárteles de México que afectan el territorio americano. Para esto, se les ordena el secuestro de Isabela Reyes, hija de un importante capo mexicano.

En el principio del filme, la estructura narrativa es buena, se va paso por paso mostrando los actos que causan el código rojo de las autoridades del país. Aunado a esto, vemos enfrentamientos contra los terroristas y cárteles mexicanos, con escenas verdaderamente buenas de acción con un dinamismo acertado y que logra emocionar al espectador; además, el diseño sonoro destaca mayormente en las escenas de acción como las referencias al puro estilo Western, desde la colorimetría, hasta planos dignos del género.

La musicalización es un aspecto que no me gustó, dado que la pieza musical se repetía una y otra vez sin variedad de pistas, en casi todo momento se utilizaba esta pista sea de suspenso, drama o acción. En la confrontación de los cárteles y los agentes de Estados Unidos, era evidente que querían destacar la preparación de su seguridad, con estrategias empleadas, y el cómo se vencía al crimen organizado de México.

Sicario: Día del soldado es una buena película, no magistral ni maravillosa, pero se apega a ser una buna cinta de acción y, sobre todo, con aspectos políticos y momentos tensos, fuertes y emocionantes.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.