Checa y María Méndez: el arte como una forma de transformar positivamente la vida


Texto: Raúl Armenta Asencio / Imágenes: Cortesía

El pintor tapatío, Checa, y la fotógrafa, María Méndez, presentan su más reciente exposición en conjunto, Historias en movimiento, donde se retrata a diversos acróbatas de circo, con la idea de mostrar algo más positivo, que le sume a la gente y le permita, aunque sea por un momento, olvidarse de las cosas malas que pasan en el día a día.

Historias en movimiento se presenta en Foro 17 (Av. Aurelio Ortega #769, Zapopan) desde el pasado 9 de agosto y hasta el viernes 31 del mismo mes, con entrada libre; además de que el sábado 18, domingo 26 y jueves 30 de agosto, habrá actividades paralelas.

A propósito de Historias en movimiento, la multidisciplinariedad del proyecto y las formas en que el arte puede transformar la vida de las personas, hablamos con los artistas, Checa y María Méndez.

¿Qué nos pueden contar de Historias en movimiento?

Checa: Todo salió bien espontáneo. Yo quería hacer una dinámica nueva en mi pintura, algo que fuera más positivo, que le sumara a la gente, en vez de ponerla melancólica, como trabajaba antes. Para eso, sabía que necesitaba un tema feliz, y, en mi creencia, los acróbatas de circo son felices, además de que me sorprende verlos hacer sus acrobacias.

Para eso hablé con Fabiola de la Marche, que tiene mucho contacto con el circo, pues su pareja es cirquero. Le propuse el proyecto, en el que mi esposa, María Méndez, haría las fotografías, y Fabiola conseguiría a los cirqueros.

Después, empezamos a ver qué más se podía hacer, y decidimos enseñarle a la gente los procesos de creación.

María Méndez: Todo se ha ido poco a poquito, cada quien ha ido sumando su cachito de creatividad para crecer este proyecto. Fabiola, después, nos propuso que el proceso de creación no se quedara solo en el taller, sino que se compartiera con el público, pues, por lo menos nosotros como público, queremos saber, qué hay detrás de todo esto.

Participaron con nosotros tres acróbatas en la producción, y una vez que hicimos las fotografías, Checa las empezó a interpretar. A nosotros nos sorprendió el manejo que los acróbatas tienen de su cuerpo; queríamos reconocerles cómo pueden hacer arte con su cuerpo. Por eso tratamos de conjuntar todas estas artes en una misma exposición.

Además, hemos estado haciendo una documentación del proyecto, para que más adelante se pueda compartir y replicar en otros espacios.

¿Qué tan difícil ha sido conjuntar estas tres artes?

María: Cuando las cosas son, son. No es algo que nos haya causado mucho conflicto; al contrario, por alguna razón, hemos estado muy sincronizados. En cuanto se hizo el primer proceso de producción, todo se iba dando, como si fuera reloj: veía a los chicos calentar y sabía que quería algo así para las fotos.

Quizás el único problema es que desconocemos el lenguaje de su arte, cómo se llama lo que van haciendo. Hemos tratado de adaptarnos todos para que esto florezca, porque las fotos se dieron muy fácil, y el diálogo entre las distintas artes se dio muy fácil.

Checa: Incluso, ha sido fácil encontrarle la casa, que va a ser Foro 17, al que ya siento como una identidad amiga que nos abrazó. El foro es un lugar que vibra diferente, que vibra perfectamente con el proyecto que tenía desde el principio de mostrar lo positivo.

El domingo veíamos una película en la que uno de los personajes principales le decía a su papá esta historia: hay dos lobos, uno es la oscuridad y las energías negativas, y el otro es la luz y las energías positivas, y la respuesta a quién gana, es el que alimentes.

Creo que llegamos a un punto en el que, con las redes sociales y las noticias, sólo estamos alimentando el lobo negativo, pareciera que todo es malo, porque las noticias malas se venden solas; en cambio, si alimentamos al lobo de luz, puede ser más constructivo y llegar a crear un mundo mejor.

Ahorita, por ejemplo, puedes leer que, en 2050, va a haber más plástico que peces en el mar; pero también hay un montón de asociaciones que están haciendo cambios, que están limpiando el mar, reciclando el plástico. Si empezamos a apoyar esos pensamientos positivos, más personas se van a sumar y lo vamos a lograr, que si sólo estamos diciendo que es imposible limpiar el mar.

Cuando sabemos a dónde queremos ir, todo marcha y se da fácil. El problema es saber a dónde queremos ir. Es como la brújula de Jack Sparrow en Piratas del Caribe, que si no sabe qué quiere, lo manda directamente al ron.

Tendremos eventos paralelos en la exposición: el primero es el sábado 18, a las 17:00 horas, donde María va a fotografiar a uno de los acróbatas, quien estará haciendo lo mismo que ya hizo en la sesión de fotos durante veinte minutos, y después de esa sesión, habrá una charla donde estaremos los tres artistas comentando cómo fue la historia de interpretar este proyecto.

Además, el domingo 26, voy a pintar una de las fotos que salgan en la sesión del 18. Esto será de 11:00 a 14:00 horas; también es abierto al público. Por último, el jueves 30, se va a develar y subastar esa obra.

¿Cómo creen que el arte puede ayudar a alimentar al lobo de la luz?

Checa: Hay dos opciones: las personas que crean arte, pero señalando lo que está mal, y eso alimenta al lobo oscuro, porque sigues viendo las cosas malas que pasan en el mundo, y tu inconsciente ve una obra de arte en la que se maltrata a una mujer, y lo normalizas. En cambio, si pones a una mujer que vive feliz y libre, que puede caminar sin que la estén violentando constantemente, se normaliza, pone a la mujer en el lugar que debe estar, el mismo en el que tienen que estar los hombres.

A mí me parece que las feministas están haciendo las cosas mal: se fueron al otro extremo, se convirtieron en lo que critican, haciendo que el hombre se vaya para abajo y sufra; la idea sería que se haga una conciliación y, entre los dos, creen y hagan que el mundo crezca.

Somos diferentes, pero no por eso tenemos que creernos mejores: puede ser que el hombre sea más fuerte, pero no puede dar vida. Nos complementamos, y para eso estamos hechos.

María: Simplemente, el hacer equipo, es algo que nos hace mucha falta. Empezando con unirnos como una sociedad en conjunto, dejando de lado las banderas. Independientemente de lo que hagas, hay que buscar más aliados.

¿Qué otros proyectos tienen en mente?

María: Ahorita estamos buscando formas de compartir Historias en movimiento en otros espacios, y que no se quede sólo este mes que lo estaremos exponiendo. Queremos que esta historia siga creciendo.

hdr

Algo más que quieran agregar…

Checa: Que nos pueden seguir en redes sociales: @checa_art y @mariamendez_fineart.

Historias en movimiento, exposición de Checa y María Méndez, se puede visitar hasta el 31 de agosto en Foro 17 (Av. Aurelio Ortega #769, Zapopan). Entrada libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.