Capital Iberoamericana de las Culturas

La Ciudad de México es la Capital Iberoamericana de las Culturas 2021

En reconocimiento a su relevante patrimonio histórico, riqueza y diversidad cultural, así como por sus políticas públicas y buenas prácticas culturales, la Ciudad de México inicia el nuevo año como Capital Iberoamericana de las Culturas 2021, título designado por la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI), por el cual el Gobierno capitalino realizará, bajo la directriz de la Secretaría de Cultura, más de 200 acciones basadas en derechos culturales.

La UCCI es una organización internacional que agrupa a 29 metrópolis de Iberoamérica: las capitales y otras grandes urbes del continente americano, así como de España, Portugal y Andorra. Este organismo promueve un modelo de convivencia pacífica y de desarrollo solidario, así como la consolidación de una conciencia que permita el mejor entendimiento y la cooperación entre los pueblos de la región.

A finales de mayo de 2019, durante la XXXIV reunión del Comité Sectorial de Cultura de la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas, realizada en Panamá, la asociación dispuso que Buenos Aires, Ciudad de México y Brasilia tuvieran en 2020, 2021 y 2022, respectivamente, la distinción de Capital Iberoamericana de las Culturas. El galardón se otorga anualmente desde 1991 por la UCCI a las urbes miembro para reconocer su participación y promoción de la cultura iberoamericana.

Este nombramiento se da en un año muy significativo para la Ciudad de México, pues en 2021 se conmemoran aniversarios importantes en su historia: 700 años de la fundación lunar de México y 500 años de la caída de México-Tenochtitlan, punto de inflexión en el proceso de conquista del territorio, y, además, se enmarca en la celebración nacional del Año de la Independencia, con motivo de los 200 años de la consumación de esta lucha.

El proyecto presentado por la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México para obtener el título de Capital Iberoamericana de las Culturas es “Ollin Yoliztli / Vida y Movimiento”, el cual impulsará el entramado de actividades culturales a lo largo y ancho de la metrópoli, con énfasis en cinco ejes de trabajo: 1) “Ciudad memoria”, 2) “Ciudad innovadora”, 3) “Ciudad refugio”, 4) “Ciudad intercultural” y 5) “Todos los rumbos: ciudad, cultura y desarrollo”.

Desde la noción ollin yoliztli de la cosmovisión náhuatl, que significa “vida y movimiento”, durante 12 meses el objetivo cultural de la ciudad será la reconciliación histórica e integración socioeconómica de los pueblos del continente americano y los de la península Ibérica, comenzando por el reconocimiento y dignificación de los pueblos originarios.

A partir de los cinco ejes se buscará articular el trabajo en 2021, el cual será un reto debido a las condiciones impuestas por el virus COVID-19. Muchas propuestas serán replanteadas; por ejemplo, el programa de Grandes Festivales, que contemplaba 16 festivales masivos en el espacio público, se realizará virtualmente al menos durante el primer semestre de 2021 (mientras se distribuyen la vacuna y un seguimiento para proteger a la población).

Igualmente, muchas de las actividades de la Secretaría de Cultura capitalina tendrán un formato digital, para evitar desplazamientos y respetar los protocolos sanitarios, a fin de evitar nuevos brotes de esta cepa de coronavirus en México.

En el marco del nombramiento como Capital Iberoamericana de las Culturas 2021, uno de los intereses será potenciar ejercicios que han surgido de la colaboración entre ciudades a raíz de la pandemia, como la plataforma iberoamericana “Ciudad(Es) Cultura” que se generó con Buenos Aires, Barcelona, Lima, Perú y Lisboa. Se buscará convocar a más ciudades iberoamericanas a este esfuerzo conjunto y fortalecer este espacio de colaboración digital en la plataforma de la ciudad Capital Cultural en Nuestra Casa.

El año 2021 será uno de retos como sociedades, pero es claro que la cultura será un factor clave para la resiliencia de las ciudades. Se buscará trabajar estrechamente con otras ciudades iberoamericanas para que la cultura sea reconocida como un elemento sustantivo de la recuperación económica de las urbes y como un derecho humano inalienable.

La programación cultural se tendrá que ajustar al contexto que se presente en cada trimestre del año, de acuerdo con los avances en materia de salud, pero las líneas estratégicas y el trabajo cualitativo de larga duración se mantendrán, buscando reunir al mayor número de aliados para generar un mayor impacto cultural.

En ese sentido, el trabajo de la Secretaría de Cultura capitalina se fortalecerá con el impulso de la descentralización cultural, el apoyo y reconocimiento a los creadores, la salvaguarda y revitalización del patrimonio cultural (en especial el dañado a causa del sismo de 2017), y la futura transformación del Centro Cultural Ollin Yoliztli en Universidad de las Artes, las Culturas y los Saberes Populares de la Ciudad de México, que renovará y articulará el sistema de educación artística pública y gratuita local junto con los Puntos de Innovación, Libertad y Artes (Pilares) y las Fábricas de Artes y Oficios (Faros).

La Universidad Ollin Yoliztli será un nuevo sistema de educación artística público y gratuito, abierto a la población de todas las edades; un espacio donde se sinteticen y articulen todas las apuestas de formación cultural emprendidas por la ciudad desde hace más de dos décadas. Este sistema integrará la cultura y las artes populares desde el nivel informal hasta el profesional de nivel superior, representando la plataforma de su tipo más grande de Iberoamérica: una apuesta que se propone ser exhaustiva, democrática, plural, incluyente y diversa, para hacer de la cultura y el conocimiento compartido un motor del desarrollo local.

Lo anterior demuestra que la Ciudad de México se encuentra en un proceso de reinvención colectiva ante los desafíos que ha presentado una nueva etapa de consolidación democrática y la pandemia. En este contexto, la urbe seguirá replanteando sus políticas públicas, a fin de realizar una transformación profunda en prácticamente todos los ámbitos de la vida de la capital, y así afirmarse como un territorio incluyente, diverso, habitable, solidario y de justicia social, además de sustentable con el medio ambiente, en línea con el desarrollo sostenible.

La Ciudad de México obtuvo el nombramiento por decisión unánime durante la XXXIV reunión del Comité Sectorial de Cultura de la UCCI, realizada en la ciudad de Panamá el 30 y 31 de mayo de 2019, en el marco del Foro Iberoamericano de Diplomacia Cultural de las Ciudades y Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Parte del fundamento es que la megalópolis cuenta con una vasta infraestructura y patrimonio cultural, una amplia comunidad artística, instituciones culturales y educativas, así como con cuatro sitios inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO): el Campus Central de la Universidad Nacional Autónoma de México, la Casa-Taller Luis Barragán, el Centro Histórico de México y Xochimilco, así como el Camino Real Tierra Adentro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.