Maruata

Maruata, un pedacito de paraíso al cual siempre querré volver






Texto e imagen: Nancy Hernández

Desde hace varios años escuchaba las historias de amigos que contaban sus experiencias en esta playa. Unos cuentan las divertidas raves, o los días de semana santa (que, estoy casi segura, son la locura en todas las playas mexicanas), otros cuentan que vivieron inseguridad en ella; y yo solo puedo decir que es un lugar sin igual.

En lo personal prefiero una playa rústica, con lo indispensable; poder desconectarme de la rutina y de la falsa sociedad, para darle paso a un tiempo de descanso, reflexión y conexión con la naturaleza.

En la playa de Maruata en Michoacán, no encontrarás una gran infraestructura, no hay bares ni enormes hoteles 5 estrellas. Lo que encontrarás serán unos paisajes increíbles en toda dirección a la que dirijas tu mirada, la caricia de una brisa deliciosa y constante, los atardeceres más bonitos que mis ojos han contemplado, olas imponentes que moldean a su antojo las formaciones rocosas que caprichosamente se distribuyen a lo largo del lugar y la paz que irradia el encontrarte en esta playa solitaria y hermosa.

Fue en enero de este 2017 cuando conocí Maruata. Lo primero que hicimos fue preparar el lugar donde pasaríamos la noche. La mayoría de los visitantes eligen el camping. A lo largo de las 3 bahías que conforman la playa de Maruata, los lugareños tienen palapas, que rentan a precios razonables que van desde los $50 a los $120 por persona con derecho a baños y regaderas; mi recomendación es acampar justo frente al Dedo de Dios, pues, para mi gusto, es la bahía más bonita, cuenta con la palapa más “tupidita” y está al lado de servicios de cabañas, de comida y tienda.

Las cabañas San José, con don Nicanor, que son las de este lugar, fueron mi elección esa ocasión. Tienen un costo de $400 en temporada baja y de $500 en temporada alta. Son pequeñas, pero con lo justo: una cama matrimonial, una individual, baño completo, ventilador, televisión (que me daría igual no tenerla, ¿quién necesita televisión en la playa?), y una mesa.

Los costos de la comida en su palapa son los promedios: desayunos $60-$90 y comidas por $100- $180. Lo bueno: la comida es casera, fresca,  preparada al momento. Lo malo: tardan muchísimo en entregarte el platillo, ya que se preparan uno a uno y al instante; no te desesperes si pasan dos horas antes de saciar tu hambre. Así que lo recomendable son dos cosas:

  1. Viajar preparado. Si llevas contigo los atunes, tostadas, maruchan, galletas, etc., sobrevives y ahorras. Piensa hasta en la posibilidad de llevar un asador, preparar una carnita, o un pescado a pie de playa es una magnifica opción.
  2. Ordena tu comida aunque no tengas hambre, pues para cuando llegue, también tu platillo por fin lo hará. Despiertas y vas y ordenas tu desayuno, mientras das una caminata, o te duchas. Por la tarde ordenas desde la 1pm y así alrededor de las 3pm ya estarás entrándole con ganas.

Creo que en esa fecha pude contemplar a la playa en su máximo esplendor. Su aguas tenían diversas tonalidades azules, ¡bellísimo! El clima era excelente, el oleaje era tranquilo; pude nadar en todas las bahías, incluso de noche.

Tomamos un tour con los lancheros, quienes nos llevaron a conocer la playa de Careyitos, perfecta para actividades como el snorquel y su arena dorada me enamoró; también a los prometidos jacuzzi, que son unas pequeñas albercas naturales, formadas por rocas y en ellas te sientes dentro de una pecera, con muchos pequeños amiguitos multicolor. También pudimos ver a lo lejos a las ballenas en su travesía. En definitiva es una actividad que vale la pena. Junta tu grupo de mínimo 10 personas, para que te mejoren el precio por el servicio. Este oscila los $100 por persona.

El ritual de Mariguata, ejeem!! Perdón, de Maruata, es subir al cerro que rodea a esa famosa roca llamada Dedo de Dios; no tiene pierde, hay senderos ya marcados por el paso de los turistas; buscar el lugar alto y perfecto, sentarse contemplándolo y a la inmensidad del horizonte, para apreciar desde ahí el bello atardecer.

Lo curioso de hacer esto en ésta fecha fue ver esconderse el Sol en el extremo derecho, a la orilla de mi visibilidad del mar, cerca de los cerros; para que al subir nuevamente al día siguiente en busca de la salida del Sol al amanecer, me topara con la sorpresa de ver salir al astro del lado totalmente opuesto y a la misma dirección; o sea, salió del mar nuevamente, solo de la orilla izquierda. Definitivamente esta playa tiene cierta inclinación hacia el sur. Yo nunca lo había visto, perdonen mi emoción.

También nos topamos con la sorpresa de que eran fiestas del pueblo. En la pequeña plaza había diversos puestos de comida y juegos mecánicos. La población estaba despreocupada y embriagada. Fue un buen fin de semana, por ahí del 21 y 22 de enero, por si gustan tomar dato y visitarla en esas fechas.

Para un plan en pareja, o entre amigos; para los amantes de aventuras y mochileros; para todos aquellos que busquen tranquilidad y para los que saben aprovechar al máximo cada destino turístico.

Si no conoces Maruata, Michoacán, no lo dudes más y descúbrela; cualquier época del año es buena. Si ya lo conoces, coincidirás conmigo en que vale la pena volver, siempre.

La segunda vez que fui a dicha playa, fue por el mes de mayo. La encontré con mayor vida en su vegetación, con el río con más corriente en su cause. También con un oleaje un tanto más bravo y el agua con temperatura un poco más baja. Ese oleaje nos impidió volver a los jacuzzi, ya que para llegar a ellos, se pasa entre las demás rocas y es estrecho el espacio para maniobrar la lancha, es difícil tener control con esa marea. Pero de igual manera se disfruta el paseo, la visita a las demás playas, etcétera.

No hay nada mejor que degustar un coco fresco acostado en una hamaca bajo una palapa, con el sonido de las olas rompiendo de fondo.

Acabo de visitar Maruata por tercera vez el pasado fin de semana, ahora con otras intenciones: vivir la experiencia de apreciación del desove de tortugas.

Nos hospedamos en esta ocasión en el Centro Ecoturístico Ayult. Este lugar es muy recomendable ya que cuenta con la mejor vista, sus instalaciones son cómodas y bonitas. Tiene servicio de comida y los precios de las cabañas son de $400 y $800, dependiendo de la capacidad con que las requieras.

Como saben, el clima ha sido lluvioso, y en las playas michoacanas no fue la excepción. Durante la noche, madrugada y mañanas, las lluvias fueron fuertes. Y por las tardes el clima era mucho más rico y hasta el agua del mar tenia una temperatura bastante agradable. Los causes del río se extendieron, llevaba mucha agua dulce culminando en el mar. Todo el paisaje era verde y basto.

El señor Raúl García Miranda, presidente del comité de socios propietarios del lugar, nos recibió y personalmente, también, nos acompañó por la noche a la vecina playa de Colola; visitamos el Campamento Tortuguero, siendo el lugar, la capital mundial de la tortuga negra.

Al llegar al campamento después de una cooperación de $35, se nos pasó a las instalaciones y se dio una explicación con apoyo de proyección de unos videos; después dimos el recorrido nocturno a lo largo de la playa, en donde apreciamos el arribo de tortugas Negra y Golfina (principalmente), observamos el desove, recolectamos los huevos y los llevamos al vivero.

Según Raúl, en 45 días estarán liberándose al mar, las tortugas que recolectamos ese día.

Esta es otra actividad que indudablemente debemos vivir alguna vez, y ésta es la temporada indicada para hacerlo. En la playa de Ixtapilla, también cercana a Maruata, se tiene otro campamento con las mismas actividades. Totalmente recomendable.

A la mañana siguiente, muy temprano, al despertar en el Centro Ecoturístico y bajar a la playa, encontramos varias tortugas que ya habían depositado sus huevos en la playa maruatense, y que iban de regreso al mar; lo triste de esto, es que los lugareños los desentierran, se los llevan, quién sabe con que fin. Así que aprovecho para hacer hincapié en la importancia de la conservación de la especie y el respeto a la vida de la misma.

Te invito, apreciable lector, tú que llegaste al final de este escrito, a que te des una vuelta por la página de Facebook MeXplorando Tours, donde organicé esta última excursión. Regálame un “me gusta” y esperemos pueda realizar más tours como este, para seguir conociendo y hablando de las maravillas turísticas que nuestro país nos ofrece.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *