Las Olas

Las Olas, un paraíso para aprender a surfear en Riviera Nayarit





Texto: Hilda Sitges / Imágenes: Cortesía

No pude convencer a ninguna de mis amigas. A nadie se le antojaba aprender a surfear; mientras que yo no podía pensar en otra cosa que hacer mi maleta y volar a Puerto Vallarta. Ahí me recibieron en el aeropuerto unas chicas estadounidenses con playeras que decían LAS OLAS. Luego de abrazarnos y ponernos en la mano un coctel margarita o una cerveza Corona, brindamos por un buen arribo. Una a una de las mujeres que llegamos en el lapso de una media hora nos presentamos. ¡Yo era la única mexicana! Sin duda este deporte extremo no es parte de nuestra cultura, mientras que las demás habían volado de lugares tan lejanos como Maine, Chicago y Nueva Orleans para venir a pasar una semana en un Camp de Surf. La primera vez que escuché sobre LAS OLAS fue en un salón de belleza donde entré a cortarme el cabello en California cuando estuve de vacaciones allá. Y desde entonces hasta que llegué, no pude estar tranquila hasta que hice mi sueño realidad.

Mi primer encuentro con una tabla de surf fue inolvidable. Su tamaño y su peso son imponentes, sobre todo cuando sabes que tienes que ponértela en la cabeza y caminar con ella así un par de calles hasta llegar a la playa; y que una vez en la playa te la tienes que amarrar al tobillo, meterte con ella al mar y nadar hasta pasar las olas para regresar parada. En ese momento entendí por qué a ninguna de mis amigas se le antojaba. Era un verdadero reto. Hay que ser muy valiente y un poco inconsciente para lanzarse así, sola, a un lugar y con un grupo desconocido a surfear. El resultado no puede ser mejor: unos días de pura diversión en los que como el logo de la escuela dice: te conviertes de mujer en niña otra vez.

http://www.surflasolas.com/


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.