Huasteca Potosina

La Huasteca Potosina, maravillosa por naturaleza (Parte 3)





Texto: Nancy Hernández / Imágenes: Cortesía

Como el plato fuerte queda para el final, quiero mostrarles mi experiencia al visitar la joya de la Huasteca Potosina: la Cascada de Tamul y Cueva del Agua.

Nos levantamos temprano para levantar las casas de campaña y partir nuevamente al municipio de Aquismón en busca de la cascada más alta, impresionante y representativa de San Luis Potosí. Cuenta con hasta 300 metros de profundidad y 105 metros de altura y se alimenta de las aguas del Río Gallinas. Por supuesto, además de su altura, otra característica fascinante del esta cascada y río, es la tonalidad de sus aguas, con un azul turquesa bellísimo.

Y aunque hay diversas formas y ángulos en que puedes apreciarla, como llegar por arriba o por la parte contraria a como nosotros lo hacemos, lo más comercial y recomendable, pues, es para personas de cualquier edad, es llegar remando por el Río Tampaón en las típicas “pangas”, que son unas lanchas de madera largas para un máximo de 26 personas.

Por supuesto, primero desayunamos en un negocio local y preguntamos ahí por Javier, pues ya nos habían recomendado “navegar” con él, y me quedo con una buena experiencia al respecto pues nos apoyó con todo, nos contó diversas anécdotas, nos hizo echar a volar la imaginación al buscarle formas y rostros a las rocas de entre los cerros y jamás nos presionó con tiempos. Nos cobró $150 p/p. Sé que lo puedes encontrar un poco más barato al regatear.

Tu transporte no llegará hasta el “estacionamiento oficial” de las pangas, por lo que tendrás que caminar unos metros hasta él. Se te proporciona chaleco salvavidas y un remo para que todos juntos cooperen en mover la lancha.

Las vistas son grandiosas y el paseo se vuelve mucho más divertido cuando te topas con otra panga por el costado, ya sea rebasándote o topándolas en su regreso, pues, comienzan las “guerras” de agua, que con los mismos remos arrojas. Es por este motivo que te recomiendo no lleves pertenencias en el trayecto, ni siquiera una tolla, pues el contacto con el agua será constante. Basta con llevar tu celular en una funda protectora del agua, y ahí mismo cargar algún billete.


Dependiendo de la velocidad con la que avances, harás un aproximado de 30 minutos en llegar a toparte de frente con tan sonora y bella caída de agua. Te acercarán para que puedas trepar a la famosa piedra donde todos se han tomado su foto, con la cascada de fondo. En ella y otras de alrededor, seguíamos haciendo saltos de altura.

Lo bueno de hacer esta actividad temprano es que no te presionan con más gente llegando al mismo tiempo que tú a ese mismo punto, y también el que el sol no será tan agresivo con tu piel.

Ya de regreso, en cierto punto, el mismo en que de ida, te hacen bajar de la panga y caminar varios metros pues hay un poco más de fuerza en la corriente, nos dejaron lanzarnos al agua (opcional, por supuesto), para que esta misma corriente te ayude a avanzar por el río, rumbo a la Cueva del Agua, un cenote huasteco de agua color azul marino, que cuenta con unos 15 metros de diámetro y 25 metros de profundidad. A las afueras se estacionan las pangas para que bajes y te adentres a este bello lugar.  Encuentras unos puestos que ofrecen botana, fruta, aguas y refrescos; el lugar también cuenta con baños.

Está muy bien acondicionado con escaleras, pasamanos y hasta un pequeño puente colgante, justo al pie de la entrada a la formación cavernosa. No sé por qué algunas personas les molesta el agua de temperatura fría. Y es que como bien lo dije antes, esta temperatura es el mejor antídoto al calor y humedad que predomina la zona huasteca. Amerita nadar por largos ratos, observando las formaciones rocosas y los murciélagos que habitan entre ellas.

Y así cerrarás un fin de semana aventurero e increíble.

Si tú aún no conoces la Huasteca Potosina, no pierdas más tiempo y déjate cautivar por nuestro México; y si ya lo conoces, no dudes en volver y seguir explorando, pues San Luis Potosí tiene mucho más por ofrecer.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *