Huasteca Potosina

La Huasteca Potosina: maravillosa por naturaleza (Parte 1)





Texto e imágenes: Nancy Hernández

Desde hace muchos años soñaba con poder conocer esos rincones de San Luis Potosí, de los que tanto me hablaban mis familiares. Tengo algunos de ellos viviendo en Río Verde, SLP, y fue ahí mi primera visita a dicho estado. La laguna de Media Luna me dejó locamente enamorada, y la promesa de que podía conocer lugares igual de bellos si le dedicaba más días a la estancia, me hicieron luchar por poder volver.

Cuando digo “locamente enamorada” es de manera literal, tanto que haré una próxima entrada exclusivamente para hablarles de este lugar, que merece que, por lo menos, le dediques un día completo.

He visitado algunos de los destinos dentro de la Huasteca Potosina en tres ocasiones, modos y temporadas diferentes, y les contaré mi experiencia de manera muy personal y con los pros y contras de cada uno.

Cabe mencionar que la mejor opción para pasar las noches sería hospedarte en alguno de los hoteles que se encuentran en Ciudad Valles. Hay varios y a diferentes precios, según tu presupuesto. Y es que el clima en tierras potosinas es muy cambiante y extremo; además, harás muchas actividades y recorrerás largas distancias, por lo que descansar en una cama será tu deseo.

Aunque en realidad, yo siempre he acampado. Las razones son que he ido en grupo, economizando y con más contacto con la naturaleza.

La primera vez, acampamos en un lugar que en Facebook encuentras con el nombre de “Tamasopo Área de Camping Río La Toma”. Te lo recomiendo pues el área de camping está a la orilla de un lindo río, Don Rodolfo es muy buen anfitrión y tiene también algunos cuartos.

Mi segunda y tercera visita, las realicé acampando en “Finca San Isidro” (que también encuentras con ese nombre en Facebook, para cualquier información y contacto), donde también hemos tenido estancias agradables, pues las instalaciones son cómodas, con una excelente ubicación, cuenta con todos los servicios y Héctor Bustos siempre está al pendiente de nosotros.

Consejos para tu visita a la Huasteca Potosina:

  • Son imprescindibles los productos como zapatos acuáticos, funda protectora para celular o cámara acuática, repelente de insectos y protector solar biodegradable. Si no los llevas contigo no te preocupes, pues al ser un sitio ya muy visitado, encuentras lo necesario en muchos lugares ya en SLP.
  • No es indispensable saber nadar, pues ya es obligatorio usar chaleco salvavidas en todos los destinos. Aunque sepas nadar, debes saber que es Protección Civil quien implementa las reglas y que lo que te pueda llegar a suceder es únicamente tu responsabilidad.
  • Viaja ligero, con ropa fresca para los días y con una chamarrita por si te tocara una lluvia o noche fría como las que de repente se suscitan en SLP.
  • Prueba la comida local y déjate aconsejar por los amables lugareños.
  • Dependiendo la capacidad de tu transporte, el costo del estacionamiento será diferente. Aunque al viajar por cuenta propia ahorras, siempre recomendaré las excursiones, pues te despreocupas y al ser destinos lejanos y de mucha actividad, podrás descansar en los trayectos.
  • La señal telefónica no llega a ciertos lugares, aunque poco a poco son más los sitios en los que por lo menos puedes rentar tiempo de conexión Wi-fi.
  • De ser posible, no visites la Huasteca potosina en puentes o periodos vacacionales regulares, pues como ya es bien sabido, el turismo nacional y extranjero aprovecha estas fechas para viajar y créeme que no es nada agradable cuando tienes que esperar por horas para acceder a un sitio, rodearte de muchas personas o hasta que te nieguen el acceso en ciertos lugares porque la capacidad de personas ha sido rebasada. Sí, esto es una realidad.
  • Evita visitar la Huasteca Potosina en temporada regular de lluvias, pues los niveles y corrientes llegan a tal grado que no puedes disfrutar de sus aguas y solo puedes acceder para observación de los sitios. Además, el agua puede estar “revolcada” y no disfrutarás de los colores turquesa característicos de estos ríos. Mejor, visita entre los meses de noviembre-junio.
  • Siempre recalcaré el nunca olvidar el cuidado y respeto a la flora y fauna de cada lugar.

Te compartiré en tres partes un itinerario de 3 días, con los que podrás recorrer varias de las maravillas que la Huasteca Potosina nos ofrece:


DÍA 1. CASCADAS DE TAMASOPO, PUENTE DE DIOS Y CASCADAS DE MICOS.

Cuando realicé mi primer viaje a la Huasteca, mis últimos destinos fueron el Puente de Dios y las Cascadas de Tamasopo, encontrando estas últimas, como un balneario lleno. No las disfruté, por lo que en mis siguientes visitas las puse como primer destino en mi itinerario haciéndolo para mí y los grupos que me acompañaron, más ameno.

Si sales desde Guadalajara, en coche, harás aproximadamente 6 horas de camino; pero como nosotros, que vamos en excursión, hacemos la salida a las 12 am y sumando las paradas en el camino, harás alrededor de 7 horas y al viajar de noche encontrarás menos tráfico. Por lo que llegarás a buena hora para desayunar en alguna fonda que encuentras sobre la carretera o en el centro de Tamasopo.

La entrada a las Cascadas de Tamasopo cuesta $50.00 p/p.

Dentro del terreno encuentras restaurantes, cafetería, tienda de artesanías y baños. También el servicio de renta de chalecos salvavidas, que se han vuelto obligatorios para todos los destinos. Aquí debes dejar una IFE y/o licencia de conducir, de lo contrario, dejar un depósito de $200.00 que se te devolverán al entregar los chalecos.

Para mi parecer, este es el lugar “menos impresionante”, y aún así, es cautivante el color y limpieza del agua que cae por las 3 principales cascadas, que seguramente has visto en muchas fotos, y que corre por ríos que se alargan por el sitio y que cuentan con diferentes profundidades, permitiendo que los peques puedan darse un chapuzón, y los más aventureros, se lancen clavados desde las plataformas y también de la soga que cuelga de un árbol.

En mi primera visita, me perdí de una buena vista, pues me contaron mis compañeros de viaje, ya cuando estábamos de regreso a Guadalajara, que podías subir a las cascadas principales. En la segunda visita lo hice. Cabe mencionar que, al llegar temprano, encuentras el sitio prácticamente solo para ti. Además, el clima es de lo mejor y yo no puedo resistirme a sumergirme en cristalinas aguas, y justo aquí, arriba de las cascadas principales, se formaba un pequeño lago de muy buena profundidad y casi nula corriente, y como ya lo dije, la vista era excelente. Pero en mi tercera visita, me topé con que habían instalado una puerta, anulando el paso. Según esto, esa propiedad es privada, y el propietario cobra por acceder por otra entrada solo hasta ahí. Quien sabe, pero fue total desilusión no poder subir nuevamente.

Continuamos con el Puente de Dios, que está a escasos 15 minutos de distancia. Fuera del sitio encuentras comida, bebida, artesanías, chalecos salvavidas para la renta, etc.; atravesarás las vías del tren y en la entrada se te cobra $40.00 p/p el acceso. Deberás bajar por muchas escaleras para encontrarte con la poza principal, llamada Poza Azul. Hermosa. No conozco Yucatán y sus cenotes, pero me imagino que se asemejan. Ahí hay unos “lockers” donde puedes dejar tus pertenencias, aunque no cuentan con puerta, sino que una persona está encargada de cuidarlas.

A este lugar se le conoce de esta forma pues, solamente la divinidad podría hacer tal maravilla. Debajo del “puente” la formación cavernosa es espectacular, además, con la entrada de la luz del sol por entre las rocas, hacen que el agua cristalina tome una tonalidad azul cielo, tal cual una alberca iluminada artificialmente. Los que ya conocen el sitio no me dejarán mentir que no exagero al presumir su belleza. Es de mis lugares favoritos. Cuando lo visité por vez primera, casi no había personas, así que pude quitarme el chaleco salvavidas y sumergirme hasta lo que la presión en mis oídos me permitió. Es de lo más lindo nadar junto a pececillos naturalmente iluminados; pero como mi segunda visita fue en temporada alta (semana de Pascua), ahí solamente pude “pasar” de un lado a otro, pues la gente era demasiada y no podías quedarte quieto pues “estorbabas”.

Y el río continúa. Además, hay guías locales que en su servicio te ofrecen fotografía, compañía y consejos para lanzarte al agua desde diferentes alturas y sitios y exploración de los alrededores por lugares de no tan fácil acceso.

El lanzarme a las frías aguas saltando de diferentes alturas es de mis actividades favoritas. Ahí encuentras un sitio para aventarte hasta de 6 metros de altura. En Puente de Dios hay mucha más fuerza en la corriente del río, por lo que debes apoyarte de las sogas que están amarradas en diferentes direcciones sobre el agua.

Y el tercer destino del día son las Cascadas de Micos. Aquí la entrada es de $30.00 p/p. Dentro hay puestos de comida, botanas y artesanías. También el nivel del río no es muy profundo, por lo que ves a niños jugando en el agua. Adentrándote te topas al fondo de la visibilidad con la última cascada. Aquí entre las actividades a realizar está la renta de lancha y remar alrededor del lugar, las atracciones de Adventure Land, con circuitos de tirolesas, puente colgante y SkyBike (actividades que me faltan por realizar y espero pronto tenga la oportunidad de volver por ello), y el tomar un guía por grupo, para saltar de las 7 cascadas que conforman este sitio. El costo de esta ultima actividad es de $180.00 p/p e incluye protección y fotografías.

En verdad te aconsejo que inviertas en alguna de estas experiencias, pues si no realizas ninguna, el lugar te parecerá muy simple, casi sin chiste; en cambio, cada una de ellas te muestran el sitio de distintos ángulos y llevan tu nivel aventurero y adrenalina de leve a extremo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *