Chacala, una joya en el Occidente del país






Texto e imágenes: Nancy Hernández

Descubre que no solo Los Ayala o Guayabitos, en Nayarit, pueden ser lugares de playa tranquila, precios muy accesibles y cercanos a nuestra natal Guadalajara.

La Riviera Nayarit nos ofrece mucho más, y como muestra tenemos la playa de Chacala. Cuenta con la certificación de Playas Limpias desde mayo del 2011, siendo este un importante reconocimiento ya que para obtenerlo se analiza no solo la arena o la calidad del agua del mar, sino que se controlan los lugares donde se dejan las lanchas, dónde se hacen las reparaciones de estas, se cuidan los negocios y sus residuos y al pueblo en general, conservando el certificado con la inspección cada seis meses.

Chacala se encuentra  en el municipio de Compostela, a unos 13 kilómetros de Las Varas, Nayarit. Para llegar a la playa, avanzarás por un camino pavimentado de aproximadamente 9 kilómetros, rodeado de huertos de plátano y mango, y verás desde ahí cómo la selva se une al paisaje tropical.

Anteriormente este destino era poco concurrido, se podía acampar libremente y las personas que encontrabas en la playa eran pocos turistas y los lugareños, una comunidad trabajadora y pesquera. Ahora son más las opciones de hospedaje. Para acampar hay zonas destinadas a esta práctica con precios desde los $80 por persona. Encontrarás algunos hoteles y bungalows a pie de playa y otros pocos más a unas cuadras de esta.

El hotel Mar de Jade es el refugio de paz, descanso y relajación, pues es un centro con prácticas de yoga, retiros y meditación, siendo un albergue para los aventureros nacionales y extranjeros, que con sus visitas y donaciones, apoyan a la economía de la localidad, pues se destinan a labores sociales encabezadas por la doctora Laura Del Valle, propietaria y habitante de este sitio.

Chacala sin duda cautiva por su vegetación, su extensa playa de arena dorada y un mar con oleaje de leve a moderado, ideal para los que comienzan a practicar el surf y casi siempre cuenta con el apoyo de uno o más guardavidas.

Se cuenta con servicios de renta de motos acuáticas, tablas de surf y en ocasiones el tradicional paseo en la banana.

Sobre la playa se encuentran varios restaurantes que ofrecen comida fresca a costos accesibles. Los desayunos van de los $50 a $90 pesos, y las comidas de $90 a $130 pesos; y como saben, los pescados zarandeados de las playas nayaritas son los mejores. Al consumir en estos restaurantes, el acceso a baños, regaderas y vestidores es gratuito.

Dirigiéndote hacia al extremo derecho de la playa, luego de dar una corta caminata por un sendero, llegarás  a una pequeña bahía donde el oleaje es casi nulo, ideal para los peques, y donde encuentras además, el puerto lanchero.

Es ahí donde pedimos nos llevaran a la exclusiva Chacalilla, playa vecina de Chacala, que tiene restringido el acceso terrestre.

Las opciones son:

  1. Llevarte a Chacalilla y pedir regresar por ti a cierta hora. Si lo prefieres puedes quedarte en esta playa el tiempo que decidas, la desventaja es que no hay servicios como las palapas, regaderas o restaurantes que encuentras en Chacala, aunque disfrutas de una playa privada y prácticamente sólo para ti.
  2. Darte un tour de dos horas, que fue nuestra elección. Recorres el mar para observar otras playas cercanas, incluso puedes realizar actividades acuáticas como el snorquel; y finalmente llegar a pasar un rato en Chacalilla.

Esta playa privada es realmente hermosa, de arena dorada, oleaje muy tranquilo, más pequeña y solitaria, pues no encontrarás más personas que las que habitan las lindas residencias que se encuentran en el lugar.

El costo es de $600 pesos por lancha, o bien, un grupo de máximo 8 personas por $100 pesos por persona.

Disfruta de un fin de semana diferente en una playa apta para toda la familia, con los servicios necesarios, la tranquilidad de estar en un lugar que respeta y cuida el medio ambiente y con una vibra de paz y comunión con la naturaleza.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *