Avistamiento de ballenas

Avistamiento de ballenas, una actividad que debe hacerse de manera responsable

Con programa de monitoreo del Grupo de Investigación de Mamíferos Marinos en Bahía de Banderas (GRIMMA) se busca conocer el número de ballenas que llegan cada año a la Riviera Nayarit, con el fin de proteger a la especie.

Con el aumento de la actividad humana, la biodiversidad de la región corre el riesgo de ser impactada de manera negativa, por lo que deben tomarse medidas preventivas de inmediato, advierten especialistas.

La observación de ballenas o “whalewatching” es actividad muy apreciada en Riviera Nayarit, pero debe ser tratada de una manera responsable y sostenible para no generar un impacto negativo en las poblaciones de cetáceos, advierte la bióloga marina Iyari Espinoza, quien es miembro del Grupo de Investigación de Mamíferos Marinos en Bahía de Banderas A.C. (GRIMMA).

La Maestra en Ciencias y Oceanología del Tecnológico Nacional de México Campus Bahía de Banderas, informó que México es pionero en programas para la protección de los cetáceos, sobre todo con la ballena gris, pero a raíz de eso la protección se extendió a las demás especies, entre estas la ballena jorobada, visitante de la costa nayarita.

Sin embargo, un punto importante para brindar la protección es conocer el número de ejemplares que visitan la bahía, así como sus costumbres, su comportamiento, pero sobre todo las amenazas a las que se enfrentan.

“Con el aumento de la actividad humana, la biodiversidad de la región corre el riesgo de ser impactada de manera negativa, por lo que deben tomarse medidas preventivas de inmediato”, advierte la especialista.

Programa de monitoreo

Ante esto, en fecha reciente se echó a andar el proyecto “Análisis poblacional de dos especies de cetáceos en Bahía de Banderas”, el cual incluye a la ballena jorobada y al delfín nariz de botella o delfín tursión (Tursiops truncatus), como se le conoce comúnmente.

Dicho proyecto se realiza gracias al soporte de la Fundación Punta de Mita, que otorgó los recursos para poder hacer el monitoreo correspondiente a este año y se realiza en conjunto con el Tecnológico Nacional de México Campus Bahía de Banderas y Corazón de Mar.

El proyecto tiene el objetivo de trabajar principalmente con cetáceos, en las costas de Nayarit y Jalisco, es decir delfines, ballenas y otros odontocetos que se encuentran tanto en la Bahía de Banderas como en áreas adyacentes.

La especialista explica que Los primeros registros de ballenas y delfines se hicieron a principios del año 2000, y ya han pasado 20 años desde entonces, de ahí la importancia de esta iniciativa.

“En Grimma consideramos muy importante realizar estos proyectos de monitoreo, para saber las condiciones en las que se encuentran estas dos especies. El delfín lo encontramos durante toda la temporada y las ballenas solo de diciembre a marzo; sin embargo, estos meses son de intensa actividad turística. Hay que recordar que la ballena viene a reproducirse, pero en las áreas de reproducción lamentablemente se encuentran con mucha presión turística, debido a su distribución costera”.

Explica que las ballenas generalmente buscan zonas muy someras (bajas), como la parte norte de la bahía, que son usadas por estos cetáceos, sobre todo las que traen crían, para enseñar a sus ballenatos a respirar.

“Cuando nacen, como todo bebé, no conocen lo elemental para sobrevivir, entonces sus madres les tienen que cargar para que respiren y sepan cual es la periodicidad de su respiración, les enseñan a nadar, a alimentarse; todo eso lo realizan en esas zonas de poca profundidad. Lamentablemente, estas partes son las que tienen mayor influencia turística”.

Reitera que es muy importante mantener esta zona libre, porque los ballenatos están recibiendo sus primeras lecciones de vida y es importante que no se les moleste.

Respetar la norma

Desde que comenzó la actividad de observación en los años 90, se propuso una norma, que comenzó con la ballena gris y luego se extendió a la ballena jorobada. En esta norma, que actualmente es la NOM 131 Semarnat 2010, se incluyen los lineamientos a seguir para realizar correctamente la observación de ballenas por las embarcaciones turísticas.

La Norma Mexicana, agrega la especialista, nos dice que debe haber una línea restringida, que es de 2 km desde la línea de costa desde la rompiente de las olas, donde se supone que no se debe hacer observación. Sin embargo, hay algunas embarcaciones que no siguen esta regla, quizás por desconocimiento o quizás porque como ya estaba ahí las ballenas, no quieren perder al turista.

“Esta regla es de carácter obligatorio para todas las empresas turísticas, pero es de carácter no obligatorio, sino solo sugeridas, para las embarcaciones privadas. Entonces, es aquí que a nosotros nos gustaría que las privadas también conozcan cómo hacer la observación de ballenas”, indica.

De las embarcaciones que existen en la bahía el 50% son privadas, de ahí que es muy importante que conozcan que existe esta norma. Lamentablemente esta no siempre es respetada por las embarcaciones y el organismo encargado de realizar la vigilancia –que es la Profepa- no cuenta con suficientes recursos económicos y humanos.

En ese sentido, el proyecto que recién echó a andar GRIMMA cubrirá tanto el monitoreo para saber cuántas ballenas hay por km cuadrado y en dónde están mayormente distribuidas, así como la información para los turistas y para los touroperadores, para que tengan herramientas para informar y hacer las cosas correctamente.

Temporada 2020-2021 de Avistamiento de Ballenas

Este 8 de diciembre comenzó oficialmente la Temporada de Ballenas en el estado de Nayarit, la cual concluye el 23 de marzo de 2021. Es posible observar ballenas en el municipio de Bahía de Banderas (en la bahía del mismo nombre); en el municipio de Compostela (Rincón de Guayabitos-Peñita Jaltemba-Chacala) y en el municipio de San Blas (San Blas e Isla Isabel), por lo que es importante que los prestadores de servicios conozcan los siguientes lineamientos:

ballena, avistamiento de ballenas, personas observando ballenas

Cómo se debe hacer la observación: Permanecer al menos a 100 metros de las ballenas grandes y a 50 metros de los delfines.

La velocidad a la que se puede transitar en la bahía.

El número máximo de embarcaciones que pueden hacer la actividad. No es recomendable la presencia de más de una embarcación a la vez.

Evitar cambios de dirección, repentinos y repetidos, el uso excesivo del motor, las maniobras y los cambios de marchas y de velocidad cuando se está cerca de los mamíferos marinos.

El tiempo que hay que estar cerca de un grupo de ballenas para dar chance a que otras embarcaciones también la vean, y la última y muy importante:

Dejar a las ballenas descansar.

Finalmente, la bióloga reiteró que, se reforzará la vigilancia en estos meses, dado que no todos los touroperadores son conscientes del impacto ambiental que causan. “El turista puede ayudar a la conservación al escoger empresas que opten por buenas prácticas”, concluyó.

La Riviera Nayarit mantiene su compromiso por cuidar el medio ambiente y promover el turismo sustentable mediante el apoyo a prestadores de servicios que respetan las buenas prácticas para el avistamiento de ballenas. También es importante que el turismo local y nacional siga las recomendaciones que emiten los prestadores de servicios en sus embarcaciones. Para la observación de ballenas se están siguiendo todos los protocolos sanitarios establecidos por la Secretaría de Salud del Gobierno Federal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.