Venganza

Venganza (Reseña)


Por: Raúl Armenta Asencio

El problema de tener a un actor como Liam Neeson en una película como Venganza es que uno espera ver una cinta seria (que no buena, no es lo mismo). Y el problema con Venganza es que es más una parodia de las cintas de este tipo. Y el problema de todo esto es que Venganza no logra alcanzar las expectativas (aunque sean mínimas) que el espectador tiene.

Venganza nos cuenta la historia de Nels Coxman, un conductor de quitanieves que busca vengar la muerte de su hijo a manos de un cártel del narcotráfico en Colorado. Lo que él no sabe es que terminará desatando una guerra entre cárteles que pondrá a todo el condado en estado de alerta.

El inicio de la cinta está bien. Aunque con un tratamiento un poco más “artístico” (por llamarlo de alguna forma), se asemeja a lo que el espectador busca. Sin embargo, pronto comienzan a llegar chistes inesperados a los que uno no sabe cómo reaccionar. Y Venganza está tan mal dirigida que, en esos primeros momentos, uno no sabe si es humor involuntario o si es algo premeditado.

Conforme pasan los minutos, el espectador, finalmente, se da cuenta de qué es lo que está viendo y, aunque trate de ponerse de modo, el filme ya no le sabe igual: hay momentos en que el humor es muy negro, y para ese tipo de humor se necesita ir preparado.

Venganza es una cinta que se debe ver sabiendo a qué se va. No es la típica película de Liam Neeson. No es el típico filme en el que A busca vengarse con B por la muerte de C. Teniendo eso en cuenta, quizá se pueda disfrutar plenamente.

Venganza es una película dirigida por Hans Petter Moland, escrita por Frank Baldwin, basada en la cinta Kraftidioten de Kim Fupz Aakeson. Cuenta con las actuaciones de Liam Neeson, Laura Dern, Micheál Richardson, Michael Eklund y Bradley Stryker. La música es de George Fenton. Tiene una duración de 119 minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.