Un príncipe de Navidad

Un príncipe de Navidad (Reseña)






Por: Raúl Armenta Asencio

¿Hasta dónde debe llegar un reportero para conseguir una buena nota?, ¿cuáles son las posibles consecuencias de ir más allá para lograr lo que tu jefe de redacción quiere? Estas son las preguntas que, de cierta manera, quiere responder la más reciente película de Netflix, Un príncipe de navidad.

Amber es una aprendiz de periodista en una importante revista en Nueva York. Su vida profesional cambia cuando le piden que vaya a cubrir la posible abdicación del misterioso y escurridizo Príncipe Richard al trono, luego de la muerte de su padre. Mientras busca lograr entrevistar al Príncipe, Amber es confundida como la futura maestra de la Princesa Emily, y decide jugar el rol de maestra para obtener la nota que la mande al estrellato periodístico; lo que ella no sabe es que terminará develando un secreto que moverá las entrañas del país.

Un príncipe de Navidad es la típica película que nos encontramos en esta época fría. La historia no es original ni tiene un mensaje más allá de “haz lo que tu corazón te dicte”; sin embargo, es entretenida y está bien hecha. Definitivamente es una buena opción para estos días en que no se antoja salir de casa.

Empezaba la reseña con los cuestionamientos sobre los reporteros y las historias. En momentos la película intenta indagar en el sentido ético del quehacer periodístico; sin embargo, no se atreve a seguir por ese rumbo, y termina por dejarlo de lado.

Además, en cierto punto se siente forzado que la historia se desarrolle en navidad. Sí, es un buen pretexto para lanzarla con bombo y platillo, pero no era necesario. En la cinta, los paisajes nevados y el castillo terminan por verse falsos.

Como mencioné anteriormente, Un príncipe de Navidad es una buena opción para ver estos días fríos antes de que pase el espíritu navideño. Pero sí hay que tener en mente que no estamos ante una obra maestra.

Un príncipe de Navidad es una película dirigida por Alex Zamm, escrita por Nathan Atkins. Cuenta con las actuaciones de Rose McIver, Ben Lamb, Alice Krige, Honor Kneafsey y Sarah Douglas. La música es de Zack Ryan. Tiene una duración de 92 minutos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.