Todas las pecas del mundo

Todas las pecas del mundo (Reseña)


Por: Raúl Armenta Asencio

Hay películas que dejan al espectador completamente indiferente. Y eso pasa mucho en el cine comercial mexicano, por desgracia. Sale alguna risa (más nerviosa que auténtica) por algún mal chiste, y cuando uno termina, siente que acaba de perder una hora y media de su vida. Eso me pasó justamente con Todas las pecas del mundo, cinta que se estrenó el año pasado en salas comerciales y que acaba de debutar en Netflix.

Todas las pecas del mundo nos cuenta la historia de José Miguel, un niño cuyo papá trabaja en el ejército, que llega a una nueva escuela al final del año escolar. El primer día, nuestro protagonista y “héroe” ve a Cristina, la niña más guapa del lugar y decide que va a ser su novia. El único obstáculo que hay para hacer su sueño realidad es que ella tiene novio.

Para impresionarla, como cualquiera en la escuela hacía, José Miguel deberá hacer hasta lo imposible. En su caso, se trata de ganar un torneo de futbol que se está organizando en medio del furor por el mundial de 1994 (año en el que se desarrolla la cinta). El problema es que en su equipo están los peores jugadores, los relegados, los perdedores y los mediocres.

Aunque se centra en lo anteriormente descrito, Todas las pecas del mundo tiene muchas líneas narrativas que al final no se cierran, quedan como mera anécdota, como para completar la hora y media de cinta, y que no aportan nada, sólo distraen.

No sé por qué el director y guionista, Yibran Asuad decidió ambientar la cinta en medio del furor por el mundial, pero creo que ahí había una veta narrativa mucho más rica que la que siguió.

Al final, Todas las pecas del mundo termina siendo una cinta bofa, que entretiene a secas (en uno de esos días que ya te acabaste el catálogo de Netflix y que a fuerzas quieres ver algo), pero que no invita a nada más, ni siquiera a emocionarse por el próximo mundial.

Todas las pecas del mundo es una película escrita y dirigida por Yibran Asuad, coescrita por Javier Peñalosa y Gibrán Portela. Cuenta con las actuaciones de Hanssel Casillas, Luis de La Rosa, Abraham Kleinfinger, Montserrat Marañon y Loreto Peralta. La música es de Pedro ‘Zulu’ González. Tiene una duración de 91 minutos.

2 comentarios sobre «Todas las pecas del mundo (Reseña)»

  1. Cuando una película establece un argumento; este responde a la complejidad del problema y su tratamiento. En el caso de esta cinta; desde un principio el guión y la trama no busca exagerar ,desviar o distorsionar la realidad de un joven de trece años y su complejidad; simplemente establece los gustos banales y los problemas triviales que tenemos a esa edad; mismos que responden a la edad de un tipo común y corriente. Entonces yo no veo ningún crimen en esta idea, al contrario creo que no exagera ni excluye nada de la realidad dentro de su marco discursivo. Es muy común y así debe de ser una película que se desarrolla con una temática de adolescentes de un país llamado Mexico. Yo creo que esperabas que la trama desarrollara problemas de física nuclear latinoamericana o él descubrimiento de la yuxtaposición de las almas a la promiscua edad de trece años. Así como esto se escucha absurdo, así también se escucha la falta de sorpresa sobre la temática o el reclamo sobre lo poco que aporta. El problema principal reside en subestimar películas de esta naturaleza por ser temáticas adolescentes y pensar que no aportan nada por que quienes somos nosotros(“adultos maduros y sensatos que nunca cumplieron con la adolescencia”) para ver ese tipo de películas insignificantes ¿verdad?.En lo que respecta a los diálogos, esos sí que son escuetos. Exagera en el asunto de la banda sonora que trae más nostalgia que nada y eso puede ser tramposo.La fotografía quizá el punto mazmorra fuerte junto con el diseño de arte. El guiño de la época con la televisión al principio, es una clara referencia por parte del guionista en contra de los regímenes mexicanos. La anécdota y analogía está en el mundial del noventa y cuatro y su papel deshonroso, haciendo mancuerna con la tragedia amorosa de José. Los demás elementos únicamente unen a las relaciones de los personajes como cualquier otra película. Todos las líneas narrativas concluyen de manera certera y clara.Ninguna queda suelta o sin resolver. José se despide las chicas de manera clara y concisa a su estilo y sin hacerlo pesado o cursi. Malo y el se despiden como weyes o batos; con un saludo de mano.Liliana se da por bien servida de su amistad con el; al ver que el cassette vuelve a su poder por los términos de amistad y su transformación. La trama tiene un giro inesperado donde se pone a prueba la madurez de Jose al mandar al carajo a la rubia fresa y optar por la ruda con carácter como Liliana.(que curioso eso sí que nos da una lección de vida). Su papá como cualquier papá que nunca aparece; decide el rumbo de la familia aunque no pase ni 24 horas a la semana en la casa, al igual que los padres autoritarios y priistas de esos años. Y lo más importante de todo no hay ni las mas mínima huella de un final feliz. El final es esperanzador por la posibilidad que se le presenta con la bateadora y de hacer las cosas bien de nueva cuenta.
    Al final la premisa establece:
    A edades tempranas estamos propensos a cometer cualquier desvarío absurdo; con tal de demostrar madurez y obtener cariño mutuo.

    Somos demasiado prejuicios con nuestro cine,cuando deberíamos de ser desconfiados de los mismos weyes que nos venden películas extraordinarias como cine de arte o de época. Los Derbez, los Perroni, Los Raigadas, Los Ripstein. El mérito de esta película es no mamonear ni ilusionar sobre un año como la del noventa y cuatro. Después de no manches Frida y la película de Omar Chaparro a semblanza dePedro Infante; está si que es un respiro para despojarnos de los mismos tipos que dominan la comedia o mejor dicho las influencias del medio para protagonizar lo de siempre. Acá la mayoría del elenco es desconocido y amateur. Salvo la pareja de chicos fresas que ya tenia no proyectos conocidos en la actuación. No hay tal desperdicio y más bien habría que ver la película en privado para evitar las risas incómodas del público; mismo que seguro aplaudieron y abarrotaron con fervor y orgullo la prodigiosa: Mirreyes vs Godinez y subestimaron: Todas las pecas del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.