Rick and Morty

Rick and Morty, ciencia ficción existencialista





Por: Ángel Díaz

Con guion de Dan Harmon (Community) y dirección de Justin Roiland, el egoísta Rick Sanchez y el endeble pre-adolescente Morty Smith, se enfilan a ser considerados como los personajes animados de la década. En tan solo veintiún capítulos (y otros catorce por venir) Rick and Morty ha explorado los sobrecogedores misterios de la creación y lo mediocre de la condición humana, pero claro, todo tamizado magistralmente por un humor agudo y disparatado que se presenta a través de una alucinante animación.

El Meta-Universo

Rick and Morty tiene un guión cuasi perfecto, el ritmo, los personajes, las premisas y desenlaces son cuidadosamente tratados, sacando el mayor provecho posible del contexto -toda la creación explorable-  que ofrece el multiuniverso y la multidimensionalidad.  La premisa de la serie en primer término parece sencilla: un científico loco súper inteligente, su inseguro nieto y el resto de la familia tiene aventuras recorriendo el espacio y sus espacios paralelos. Pero estas aventuras tienen consecuencias reales tanto en su mundo como en sus personas. Los traumas son palpables y la frustración e incertidumbre se apoderan de los personajes; complicando sus existencias.

Cada episodio es una nueva situación disparatada, y (¿cómo no?) con las infinitas posibilidades nada está fuera de contexto. En el multiverso, cada universo es una total realidad y los habitantes parecen conscientes de las otras realidades, o al menos no se muestran tan sorprendidos cuando aliens (como lo son la familia Smith cuando están fuera de la tierra) visitan sus planetas y líneas de tiempo.

Las infinitas líneas temporales ofrecen a la serie la posibilidad de presentar cualquier forma de vida -desde gases con poderes telepáticos y musicales, hasta una mente colectiva que vive a través de millones de cuerpos- y los universos pueden ser tan parecidos al nuestro como uno con un soez Garifeld con brazos en vez de orejas, o tan diferentes como un universo donde las pizzas ordenan personas para comer.

Esta bastedad de opciones hace que cualquier disparate se justifique y a la vez son la fuente del humor en la serie. El ritmo humorístico es brutal, situaciones sorpresivas y procaces se sobrevienen una tras otra, esto aunado al cinismo y voracidad de Rick Sanchez, quien de todos los personajes es el que guarda una actitud más caricaturizada, rompiendo la cuarta pared con frases pegadizas y chistes llenos de referencias a la cultura popular, a los cuales la serie recurre a menudo, pero sin sentirse forzadas y usualmente justificadas por la misma frescura del show (después de todo la serie está basada en las aventuras de Doc y Mharti, un cortometraje animado de Roiland del 2006 que revela el lado grotesco de las aventuras de los protagonistas de la trilogía Volver al Futuro).

En la dinámica del capítulo, los inagotables conflictos interdimensionales e interespaciales se mezclan con la sátira y crítica social. Rick se puede mover entre universos por medio de un proyector de portales portátil, y viajar dentro del universo con su nave (para la que creó un completo y consciente universo que produce la energía de su batería). La serie nos muestra la incoherencia de la sociedad humana a través de comparaciones con otros planetas o líneas temporales, debido a los cuales Rick -después de tanto moverse entre realidades- toma esa actitud descarada y apática hacia la humanidad; entendiendo lo ridícula que puede ser la existencia.

Parece ser este conocimiento universal la justificación del desprecio de Rick por los sentimientos, ya que en una existencia donde la trascendencia es improbable, dejar huella en las personas no son más que patrañas para el alcohólico abuelo que sólo trata de mantenerse extasiado por la monstruosidad de la ciencia y extravagancia del universo, sin necesidad ni deseos por las relaciones afectivas. Conducta que se ha ido quebrantando con el paso de la historia y la convivencia con Morty, quien en el plano pluri-temporal funciona como un escudo para que Rick se mantenga oculto de sus enemigos, pero en el plano personal Morty ha demostrado tener un significado de mucho mayor trascendencia para Rick. El voluble Morty es el principal testigo de las acciones de su abuelo y se escandaliza y ofende como cualquier joven de su edad lo haría, por tanto ha tenido que enfrentar episodios traumatizantes de los cuales aún no se tiene una noción real del impacto que causará en su cabeza o existencia.

Creadores

Después del éxito de Community, y su cancelación por problemas con la NBC, Dan fue requerido por Adult Swim para crear una serie animada. Fue el propio Harmon quien después de encontrar el corto de las aventuras de Doc y Mharti, se acercó a Roiland para producir la serie basada en sus personajes.

Por su parte Justin Roiland ha estado involucrado desde 2004 con Channel101 una pequeña productora de Los Ángeles donde creo sus primeros cortometrajes, incluyendo el que se convertiría en la génesis de la serie. A la vez ha trabajado como actor de voz en series como Pecezuelos y Hora de Aventura y actualmente se encarga de dar voz tanto a Morty como al propio Rick.

Un viaje extravagante y reflexivo.

La serie (estrenada el 2 de diciembre del 2013) inicia con el recién llegado Rick Sanchez, quien después de veinte años desaparecido regresa a vivir con su hija Beth, una cirujana de caballos quien se muestra frustrada por sus metas truncadas debido a la crianza de sus hijos y el temor a que su padre la abandone de nueva cuenta. Su esposo Jerry Smith, de oficio publicista, es un inseguro y endeble padre que busca constantemente la aceptación de sus hijos y esposa, lleno de apariencias e incapaz de sobrevivir por sí solo ante los peligros del universo y de la propia tierra. Summer es la hija de 16 años, quien acompaña de vez en cuando a Morty y Rick en sus viajes y tiene facilidad para meterse en problemas por su insistencia en hacer lo humanamente correcto en lugares sin humanos.

En el primer capítulo, Morty se encuentra ya inmiscuido en los disparates de su abuelo, y tienen que conseguir unas semillas exodimensionales (las cuales Morty debe ocultar en su recto para pasar la aduana) con el fin de potenciar sus posibilidades de aventuras. Durante este primer capítulo Morty se rompe la pierna y sufre una atrofia muscular por 72 horas, mientras Rick le promete las más espectaculares andanzas y todo el conocimiento universal. Es claro que Rick no se detendrá a pesar de todos los riesgos implicados y no dejará a su nieto vivir su adolescencia en paz.



Durante los primeros capítulos somos testigos de una mascota que adquiere conciencia de su existencia y la de su especie para después tomar control de la casa e iniciar una revolución canina, y un parque de diversiones en el cuerpo de un vagabundo acompañado de la relación poligámica de los padres de Jerry. En más de una ocasión Beth y Jerry se oponen a que Morty siga las peligrosas aventuras del desquiciado Rick, pero éste logra concesiones debido a la ayuda que proporciona a la familia por medio de su tecnología en problemas cotidianos, esto incluye, un casco para hacer las mascotas más astutas; gafas para ver sus vidas paralelas y abatirse por las decisiones tomadas, así como una caja que crea Meeseeks, criaturas que sólo existen mientras cumplen con cierta orden encomendada. Morty también llega a dimitir de los periplos con su abuelo, pero Rick lo convence a través de, ya sea permitirle elegir la aventura o proveerlo de ciencia práctica para sus inquietudes de adolescente (como cuando le compró un robot sexual que después lo haría padre de un alienígena). En una de estas concesiones de Rick, durante el capítulo seis de la primera temporada (Rick potion #9) la serie toma un crudo y holístico giro, cuando debido a las ambiciones de Morty por conquistar a Jessica, una ardiente compañera de escuela, nieto y abuelo prácticamente acaban con su planeta y tienen que “mudarse” de realidad. Así que después de ese capítulo Rick y Morty vivirán en una dimensión diferente a la que comenzó la historia, aunque prácticamente igual, con la única diferencia que en ésta ellos acaban de morir, por tanto, pueden suplantar sus versiones y ser parte de la familia como si nada hubiera pasado. Con esa simpleza lo ve Rick, quién confesó haber hecho esto antes. Pero Morty no se recupera del shock existencial que implica el cambio de realidad. “¿Qué hay de la realidad que dejamos atrás?” reclama Morty antes de enterrar sus cadáveres, “Y Qué hay de la realidad donde Hitler cura el cáncer… La respuesta es no pensar en ello”. Para Rick no vale la pena preocuparse por una realidad específica cuando éstas son infinitas. En este detalle sestea la fuerza de la serie, Morty no pudo reaccionar como Martin Mc Fly en Volver al futuro, quien no parece siquiera consciente del montón de realidades que crea y deja detrás, ni que la realidad donde terminó no es ni cerca de la cual le corresponde, ni qué fue de sus otras versiones.

“Cada día desayuno a veinte metros de mi propio cadáver en descomposición” – Morty Smith.

Cabe aclarar que en Rick & Morty no ha ocurrido un sólo viaje en el tiempo hasta ahora, los creadores han manifestado que lo evitarán debido a lo complicado de su manejo “lógico”. Para ilustrar esto, en el primer capítulo de la segunda temporada, Rick descongela el tiempo después de seis meses en los que él y sus dos nietos aprovecharon para limpiar la casa después de una fiesta intergaláctica, pero por la desestabilización del tiempo -debido a que ellos habían envejecido medio año más que el resto de su universo- fracturan su realidad cada vez qué dudan de una acción. Esto ocurre en diversas ocasiones, lo que conlleva a diversas líneas de tiempo en una sola realidad. Es un capítulo caótico y confuso, como el tema de los viajes en el tiempo lo es.

La serie más bien utiliza el multiuniverso para jugar con el “¿qué hubiera pasado si..?”. Hay un par de capítulos sobre cable interdimensional, en el que infinitos canales pertenecientes a infinitos universos transmiten, desde shows sobre personas que se arrancan la piel porque no la soportan en su espacio personal y comerciantes sin sensibilidad física con hormigas recorriendo sus ojos, hasta series policiacas protagonizadas por detectives con piernas de bebe. Capítulos llenos de absurdos y carcajadas debido a lo disparatado de las posibilidades, además, este par de episodios (uno en cada temporada) son excelentes para explotar la animación a través de la creación de personajes y espacios.

En general durante las dos temporadas existentes la animación es cautivante. Colores y movimiento le dan a la serie una dinámica visual penetrante. Las escenas de acción abonan al drama de la serie, en un universo donde las leyes de la física nuestra imperan y el riesgo se percibe real.

Imperdible

Para el final de la segunda temporada Rick se despide de la familia y la serie se ha llenado de misterios. Por medio de “guiños” se ha ido revelando a cuenta gotas la historia de Rick y la verdad de su eterno escape. Sería ocioso nombrar todos las curiosidades, referencias y teorías que guarda la serie en su propio universo (el universo ficticio creado por Roiland y Harmon).

Como dije antes, Rick & Morty está realmente cuidada en los detalles, así que aunado al humor, la sátira y el existencialismo, para la tercera temporada (ya terminada pero aún sin fecha confirmada de estreno) esperamos que se torne más atrapante debido a los giros y revelaciones de los personajes protagonistas. El infeliz Rick y el afectado Morty no han decepcionado a nadie que se haya atrevido a romper la idea que una serie animada no puede tener el impacto humano de una serie de “live action», simplemente porque trasciende mucho más allá de su formato.

Las primeras dos temporadas de Rick & Morty se transmiten por Adult Swim y concesionarias, así también, están disponibles en la plataforma de streaming Netflix.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.