One day at a time (Reseña)




Por: Raúl Armenta Asencio

En las últimas dos semanas me he topado con una serie de productos comunicacionales que me remiten a Cuba, no sé por qué de pronto al destino le entró esa fascinación con la isla caribeña. En total: dos libros sobre este país, un par de revistas, una película y una serie.

Justamente voy a hablar de la serie, original de Netflix, y basada en la homónima que se produjera en la década de los ’70. Se trata de One day at a time, que nos narra la historia de una familia cubano-americana que lucha por sobrevivir en un país como los Estados Unidos.

Los personajes son tan variados como lo es la sociedad americana actual: Lydia, la mayor de todos, que practica el machismo y es ultra religiosa; su hija, Penelopé, una madre que se acaba de divorciar y que trabaja como enfermera para mantener a su mamá y a sus dos hijos; la hija mayor, Elena, una chica de quince años a la que podríamos llamar Feminazi, de esas personas que ven hasta en el nombre de la serie un intento de la sociedad machista falocentrica por oprimir a la mujer; y el hijo menor, Alex un chico que empieza a entrar en la pubertad y que se cree el más guapo del mundo. A esta serie de personajes se les une un doctor, el jefe de Penelopé; y Schneider, quien les arrenda el departamento, y que prácticamente vive con ellos.

A continuación, comparto las descripciones que Netflix publica de cada uno de los trece capítulos (cuya duración oscila entre los 26 y 32 minutos):

  1. No hay más: Penelopé intenta convencer a su hija feminista de tener una fiesta de quinceañera tradicional y estar orgullosa de sus raíces cubanas.
  2. Bobos y mamitas: Penelopé y Elena se quejan porque, como mujeres, no las toman en serie en la escuela y el trabajo. Lydia les da un consejo de una generación antigua.
  3. Misa: Lydia desaparece después de una fuerte discusión con su hija sobre religión, y la organización de la casa se viene abajo en su ausencia.
  4. Muñeco de nieve: Schneider le enseña a Penelopé cómo usar una aplicación en línea para conocer gente, y de pronto vuelve a tener citas.
  5. Callejeros: Lydia sospecha de la intensa relación entre Elena y Carmen. Más tarde, Penelopé descubre que las amigas guardan un gran secreto.
  6. Muerte de la señora Resnick: El coche de Penelopé se descompone irreparablemente y debe cambiarlo, pero conocerá a alguien afín a ella donde menos se lo espera.
  7. Espera, por favor: Penelopé llega a su límite después de hacer miles de trámites para tener una cita médica.
  8. Una mentira a la vez: Penelopé le dice a su familia que tiene una cita, y Lydia dice que irá a misa, pero ambas mienten. Mientras tanto, Elena se hace una prueba.
  9. Viva Cuba: Elena recibe una carta de felicitación que le deja un mal sabor de boca. Alex le hace una entrevista a Lydia, quien revela un secreto de la familia.
  10. Charla de sexo: Penelopé encuentra pornografía en la computadora de Alex e intenta hablar con él sobre sexo, pero su conversación revela algo sorprendente.
  11. Orgullo y prejuicio: Penelopé quiere ser comprensiva, pero se siente incómoda con la revelación de Elena. Al buscar consejos, hace una conexión inesperada.
  12. Huracán Víctor: Justo cuando Penelopé vuelve a tener citas, su marido le hace una visita que reaviva sus sentimientos.
  13. Quinceañera: Todos colaboran en la preparación de la fiesta de quinceañera de Elena. Al ensayar el baile con su padre, ella le hace una confesión.

One day at a time es una serie bastante entretenida y muy divertida. Una comedia cuyos chistes se salen de la caja a la que ya nos tenían acostumbrados otras series del estilo. Además, me parece que vale la pena resaltar el trabajo guionístico, ya que gran parte de la serie se desarrolla en la casa de la familia Álvarez.

También me parece interesante mencionar que hay un buen trabajo para no abusar de los clichés sobre Cuba y sus residentes. Lo que se muestra es una buena parte de la cultura de los habitantes de esta isla, pero sin llegar a ridiculizarlos ni hacerlos menos.

Definitivamente, One day at a time es una buena opción para aquellos que quieran ver una serie de comedia, aunque también para aquellos que quieran reflexionar sobre el papel de la mujer actual, el lesbianismo, las dificultades de vivir una vida normal después de servir en el ejército, y las barreras que a veces nos ponemos para convivir en una cultura diferente a la nuestra.

One day at a time es una serie dirigida por Pamela Fryman, Phill Lewis (tres capítulos cada uno), Victor Gonzalez y Jody Margolin Hahn (un capítulo cada uno). Fue creado por Gloria Calderon Kellett y Mike Royce. Cuenta con las actuaciones de Justina Machado, Todd Grinnell, Isabella Gomez, Marcel Ruiz y Stephen Tobolowsky.




1 comentario sobre «One day at a time (Reseña)»

  1. No comprendo aun pq en esta serie de Netflix «One day at a time» y otras mas, hacen referencia a Estados Unidos como América, será que no comprenden que América es un continente y no la Unión de algunos estados para formar un país, denominar a USA como si fuera toda la masa continental es denigrar al resto de países y sus habitantes, que por vivir en este continente también somos americanos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.