La forma del agua

Las 12 cosas que debes saber antes de ver La forma del agua





Este viernes 12 de enero, se estrena en México La forma del agua, película dirigida por el mexicano, Guillermo del Toro, y que ganó 2 Globos de Oro. A continuación, te contamos las 12 cosas que debes saber antes de ir a disfrutarla al cine.

  1. Para Guillermo del Toro, la pasión por perturbar y encantar a las audiencias de manera simultánea se remonta a tiempos remotos. Oriundo de Guadalajara, México, de niño se alimentó de los misterios infinitos de las historias de fantasmas, las películas de monstruos y las fábulas, que estimularon la vida fantástica muy creativa que existía en su interior. Cuando comenzó a escribir y dirigir películas, todas esas influencias se entrelazaron a un estilo visual visceral y expresivo, todo suyo, uno que parecía apelar de manera directa a la psique humana.
  2. Explorar la idea del amor y sus barreras, internas y externas, era de suma importancia para del Toro. “Quería crear una historia bella y elegante acerca de la esperanza y la redención, como un antídoto ante el cinismo de nuestros tiempos. Quería que esta historia cobrara la forma de un cuento de hadas, en cuanto a que tienes un ser humano humilde que se topa con algo más grande y trascendental que cualquier cosa en su vida. Y después me pareció que sería una gran idea yuxtaponer ese amor contra algo tan banal y malvado como el odio entre naciones, que es la Guerra Fría, y el odio entre la gente debido a la raza, el color, la capacidad o el género”, comenta del Toro.
  3. La Forma del Agua fue concebida en el 2011, cuando del Toro y Daniel Kraus, socio escritor del realizador para su serie de libros infantiles, Trollhunters, se juntaron para desayunar una mañana. Kraus mencionó una idea que había tenido de joven, acerca de una mujer de limpieza que trabajaba en una instalación del gobierno y se hacía amiga a escondidas de un hombre anfibio que, como espécimen que era, estaba cautivo, pero ella decidía liberarlo. A del Toro le gustó tanto la idea que de inmediato dijo que la quería hacer su siguiente película -parecía el tipo de idea perfecta para el cuento de hadas que había estado buscando. Desde ese encuentro, se hizo un trato para que el par colaborara en una novela y que del Toro escribiera y dirigiera la película.
  4. Para el período de la historia, del Toro eligió a propósito una época estadunidense en la que miedos épicos imperaban: 1962, una vez que la ansiedad de la guerra nuclear con la Unión Soviética estaba alcanzando un punto álgido, y justo antes de que el Camelot idealista y enfocado en el futuro del presidente Kennedy le diera paso a la desilusión, la paranoia creciente y la agitación social.
  5. La actriz Sally Hawkins tomó clases de Lenguaje de Señas Americano (ASL) y de baile antes de que comenzaran los ensayos. También empezó a estudiar la manera en la que Elisa, su personaje, se mueve, su ligereza en la tierra. “A mí me parece que todo el tiempo está flotando, siempre en un tipo de danza, así que quería alcanzar ese grado de sensación mística en su ser físico”, comenta.

  1. Michael Shannon interpreta a Richard Strickland, un agente del gobierno con quijada de acero, honesto y ambicioso, que sólo ve a su inusual presa como una bestia feroz que tiene que ser maltratada hasta ser sometida. Tan siniestro como es Strickland, del Toro siente afinidad con él, al saber qué se siente pasar por un mundo tan rígido. “Para mí, Strickland es un personaje muy triste. Es un tipo que comenzó con una creencia absoluta en su país y en hacer lo correcto. Después se da cuenta de lo poco que se necesita para que la gente lo aborrezca y lo abandone. Me parece que esta parte es autobiográfica, porque el negocio del cine es justo así”, confiesa del Toro. “He estado al otro lado de la conversación que Strickland tiene con el general”.
  2. Del Toro eligió a la actriz Octavia Spencer debido a su mirada. “Para mí, al momento de conformar el reparto, tiene mucho que ver la mirada, porque 50% de la actuación es escuchar y observar. Cada personaje en esta película tiene una cierta manera de ver”.
  3. El actor Michael Stuhlbarg tuvo que aprender ruso para su papel. “Tomé seis semanas de clases de ruso en la universidad, y he hablado ruso aquí y allá en obras de teatro. Así que estaba un poco familiarizado con la esencia y el ritmo del idioma, pero fue un proceso de aprendizaje largo. Cuando dio inicio la producción, fui uno de los primeros personajes principales en tener una escena hablada, y era en ruso, así que fue una prueba de fuego. Me dejé llevar y las palabras parecieron fluir”.
  4. Para interpretar un papel que existe en los límites de lo humano, lo animal y lo mítico, está Doug Jones, quien se valió tanto de un atuendo prostético diseñado de manera meticulosa, como de una facilidad extraordinaria para la expresividad física que requería la creación de la criatura. Jones tiene un conjunto excepcional de habilidades, que lo han llevado a trabajar en repetidas ocasiones con del Toro para darle vida a sus creaciones: fue el fauno en El laberinto del fauno, Abe Sapien en Hellboy y un vampiro en The Strain.
  5. Jones admite que nunca imaginó hacer una escena de sexo, sin importar cuán artística fuera, con un traje de monstruo -pero esto también lo llevó a un lugar de comunicación física pura. “En esa escena, estoy pensando como un ser que nunca ha experimentado el contacto humano o la intimidad. Tanto él como Elisa están viviendo esto por primera vez, así que tiene un tipo de inocencia muy particular”.
  6. Además, Jones tuvo que pasar entre dos y cuatro horas diarias en la silla de maquillaje. En algunas escenas, quedaba cegado completamente por los ojos prostéticos. Para ponerle el atuendo a Jones, se requirieron a cuatro personas.
  7. Guillermo del Toro colabora por primera ocasión con el compositor ganador del Oscar, Alexandre Desplat, y ambos se sincronizaron de inmediato con respecto a todo lo que la música debía de transmitir en una película donde dos personajes usan todo menos palabras para conectarse entre ellos.

La forma del agua es una película escrita y dirigida por Guillermo del Toro, con Vanessa Taylor como coguionista. Cuenta con las actuaciones de Sally Hawkins, Michael Shannon, Richard Jenkins, Octavia Spencer y Michael Stuhlbarg. La música es de Alexandre Desplat. Tiene una duración de 123 minutos.





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.