La vida escolar

La vida escolar (Reseña)

Por: Raúl Armenta Asencio

Cuando pensamos en el sistema escolar de México, pensamos en uno tercermundista, uno que no se puede comparar con el de otros países como Estados Unidos o los de la Unión Europea. Pero, la verdad, es que a pesar de que muchos profesores dan todo de sí por hacer que la educación sea de calidad, los alumnos hacen que esto sea casi imposible. Y eso no es algo exclusivo de México o de los países tercermundistas.

Esta es parte de la reflexión que deja la película francesa, La vida escolar, que ya se puede ver a través de Netflix, y que nos cuenta la historia de Samia Zibra, una mujer que llegar a una escuela en una zona de bajos recursos en París para ser consejera escolar. Ahí se encontrará con la apatía de la mayoría de los alumnos, así como la de algunos profesores; pero también encontrará ejemplos notables de ambos.

Durante casi dos horas, esta cinta nos presenta, tal cual, un año escolar de esta escuela (una ficción que, muy fácilmente se puede extrapolar a la vida real), los problemas que surgen entre razas, la segregación entre alumnos inteligentes y otros no tantos, así como profesores coludidos con alumnos que venden droga.

La vida escolar es una película entretenida a secas. Como comedia, tiene algunos momentos muy bien logrados; pero la verdad es que vale más la pena que la veamos como una muestra de lo que está pasando con los jóvenes de hoy en día: adolescentes que parecen apáticos pero que, en realidad, no saben qué quieren hacer con su vida o que no le encuentran mucho chiste al futuro.

Evidentemente, la película no da respuestas sobre lo que hay que hacer con todos esos jóvenes (aunque se desarrolla en un vecindario peligroso de París, esto se puede extrapolar a cualquier estrato socioeconómico y de cualquier país), pero sí nos invita a dejar de verlos como unos buenos para nada, y a tratar de ayudarlos, porque a veces sólo necesitan un ligero empujón para ser mejores alumnos (o personas, si se les quiere ver).

La vida escolar es una película escrita y dirigida por Mehdi Idir y Grand Corps Malade; cuenta con las actuaciones de Zita Hanrot, Liam Pierron, Soufiane Guerrab, Moussa Mansaly y Alban Ivanov. Tiene una duración de 111 minutos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.