La novia

La novia (Reseña)






Por: Raúl Armenta Asencio

De vez en cuando llega a salas comerciales de México alguna película que no sea de Hollywood, Francia o de producción nacional. Y, no es por menospreciar estas cintas, pero es obvia la razón por la cual no es tan común que lleguen a públicos amplios.

La cinta extranjera más reciente en llegar a nuestras salas es La novia, una producción rusa a la que ni siquiera le veo ni razón de ser, mucho menos de llegar a nuestros cines, quitándole el lugar a alguna cinta mexicana de mayor calidad.

La novia nos cuenta la historia de Nastya, una chica que se casa con el misterioso Vanya. Todo va bien hasta que él tiene que ir con su familia, que vive en la provincia rusa. Desde que llegan, Nastya sabe que algo va mal; pero no se imagina que en realidad su presencia es parte de un ritual siniestro para acabar con una maldición que vive con su familia.

No hay alago que se le pueda hacer a la cinta. Está plagada de lugares comunes salidos de Hollywood. Las actuaciones son tan terribles como la trama. Y hay algo raro en la edición final, que hace que algunos planos no se alcancen a apreciar del todo bien, porque ya estamos en el siguiente, y esto, sin duda, es un error, pues no se nota una intención detrás de ello.

A esto hay que añadirle que el final es completamente apresurado y sacado de la manga, a pesar de que sólo dura poco más de hora y media. Cinco minutos más, le hubieran dado un final mucho más atractivo a una cinta que no logra nada más que hilar error tras error.

La novia es una película para ir a ver si se tiene ganas de ir a ver una cinta de terror, aunque en realidad no logra sacar más que uno o dos “saltitos del asiento”. Si se es fan del cine extranjero, evítela, pues perderá su tiempo y dinero, mejor vaya a ver Leviatán o alguna chairada parecida.

La novia es una película escrita y dirigida por Svyatoslav Podgayevskiy. Cuenta con las actuaciones de Victoria Agalakova, Vyacheslav Chepurchenko, Aleksandra Rebenok, Igor Khripunov y Natalia Grinshpun. La música es de Jesper Hansen. Tiene una duración de 93 minutos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.