La nochebuena es mi condena

La nochebuena es mi condena (Reseña)

Por: Raúl Armenta Asencio

Hay mucha gente que odia navidad. Y cada quien tiene su justificación: que si el consumismo, que si recuerda algo triste, que si nació ese día y nadie nunca le hizo caso a su cumpleaños porque era el de alguien más. Esto último es lo que le pasa a Jorge, un padre de familia que cada año debe pasar las fiestas junto a su familia política -a la que odia-, esperando a que se termine el día para poder seguir con su vida.

Los verdaderos problemas -porque antes hay muchos, y muy divertidos- comienzan cuando Jorge despierta en la nochebuena del año siguiente, justo después de dormirse al terminar la del año anterior: para que me entiendan, se duerme al final de la nochebuena del 2010 y despierta en la mañana del 24 de diciembre pero de 2011.

Así se creará un bucle en el que Jorge despertará sin saber qué hizo durante todo un año, pero sin preocuparse por ello, y dejando que los años pasen, hasta que se da cuenta de que este error le puede sentar fatal.

La nochebuena es mi condena es una película muy divertida y bien lograda. Cada pocos minutos las situaciones generan en el espectador una sonora carcajada, pero también lo invitan a pensar en cómo estamos viviendo nuestro día a día.

En muchos sentidos, esta cinta de Netflix me recordó a una novela gráfica que reseñé hace poco -Esos días que pasan-. También invita a los espectadores a descubrir el verdadero significado de la navidad, no el consumismo o el cumplir con las obligaciones familiares al ir a la cena de nochebuena, sino reunirse con los seres queridos, aprovechar a los que lograron llegar a esa fecha y olvidar las cosas malas que pasaron durante al año que terminará en un par de días.

La nochebuena es mi condena termina siendo una película muy recomendada, especialmente para los que están hartos de las comedias románticas de cajón que abundan en las plataformas de streaming en estas fechas.

La nochebuena es mi condena es una película dirigida por Roberto Santucci, con guion de Paulo Cursino. Cuenta con las actuaciones de Arianne Botelho, Louise Cardoso, José Rubens Chachá, Rodrigo Fagundes y Lola Fanucchi. Tiene una duración de 100 minutos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.