La casa de las flores

La casa de las flores (Reseña)


Por: Gabriela Sierra

La casa de las flores, del director tapatío, Manolo Caro, llegó a la plataforma de Netflix con un elenco conformado por las actrices Verónica Castro, quien hace el personaje de Virginia; la talentosa Aislinn Derbez quien es Elena; y la inigualable Cecilia Suarez, que ha sido una actriz recurrente en las historias de Caro.

Para mí, La casa de las flores parece más una novela común, con la diferencia de que está en Netflix, lo que permite que se hable de ciertos temas como la doble moral, o la homosexualidad; está conformada por 13 episodios que nos narran la vida de la familia De la Mora, y sus múltiples problemas que, lejos de parecer reales y cotidianos, parecen más bien parte de una fantasía mexicana.

Trata a grandes rasgos de una familia disfuncional de la alta sociedad de la ciudad de México, en donde la apariencia y las mentiras están a la orden del día y, por supuesto, son adornadas por la Florería, La Casa de las Flores, un negocio familiar, en donde ocurre el suicidio de Roberta, la amante del padre de la familia De la Mora.

Por: Gabriela Sierra

Uno de los puntos a favor de la serie es que toca temas muy relevantes para la comunidad LGBT, como el hecho de que Julián, interpretado por Darío Yazbek Bernal (hermano menor de Gael García Bernal) tenga que salir del closet; también toca el tema de las personas transgénero, ya que el personaje del ex esposo de Paulina es una mujer trans.

Hablando de personajes, esperaba que Verónica Castro, por ser la actriz que es, se llevaría la mejor parte, y, aunque no está nada mal su actuación (representa a una señora aparentosa de la alta sociedad, con un toque de buena onda que fuma marihuana para relajarse), sin duda alguna la serie se la llevó por completo Cecilia Suarez con el personaje de Paulina De la Mora, una mujer muy propia en su manera de hablar y de vestir pero con un peculiar  to-ni-to muy distintivo, lo que ha hecho que los espectadores la odien o la amen y, al parecer (me incluyo a mí misma), terminamos amándola.

¿La casa de las flores es una serie recomendable? Sí, si lo que pretendes es divertirte un rato sin afán de sentirte un gran crítico de lo audiovisual, sobre todo con el final de la primera temporada que te deja, simplemente, con la sensación de incredulidad.

La casa de las flores cuenta con una temporada hasta el momento, de 13 episodios de 30 minutos, y se inscribe en el género de la tragicomedia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.