La boda de Valentina

La boda de Valentina (Reseña)





Por: Raúl Armenta Asencio

¿Qué estaría dispuesto a hacer un candidato a la jefatura de gobierno de la Ciudad de México para acabar con las críticas en su contra? Seguramente creerás que estás leyendo la reseña equivocada, pero esta es, en el fondo, la verdadera pregunta de la película La boda de Valentina, que se estrenó el pasado viernes en salas mexicanas.

La boda de Valentina nos cuenta la historia de Valentina Hidalgo, una joven que está a punto de casarse con un norteamericano y que vive en Estados Unidos, tratando de huir de su familia que está metida en la esfera política de la CDMX, y quien se ve obligada a volver pues su padre, con tal de salvarse el pellejo, termina casándola con Ángel, un novio de la juventud.

Estamos ante una cinta que está bien lograda por dos cuestiones. La primera es que llega en el momento perfecto, con las precampañas recién terminadas, y nos muestra la realidad en la que vivimos, una realidad en la que la guerra sucia para hacer quedar mal al otro candidato es el pan de cada día. La segunda, y quizá la más poderosa, nos muestra cómo ven a México los extranjeros: los sonidos callejeros que nunca cesan, el tequila y el chile, y las luchas libres. Sin duda, México es un país difícil.

Sin embargo, el drama es débil y no hay un clímax. Valentina deberá elegir casarse entre Ángel y Jason, motivada más bien por el bien de su familia y la del estadounidense. Pareciera que, con tal de mostrar al México extraño que ven los extranjeros, se les olvidó poner un punto de inflexión en la cinta.

La boda de Valentina es una cinta para aquellos que quieran ir a reír un rato al cine y apoyar el cine mexicano, sea cual sea su calidad. Por fortuna, también nos dan a pensar un ratito sobre los límites del poder a aquellos que no sólo queremos ir a reír.

La boda de Valentina es una película dirigida por Marco Polo Constandse, escrita por Santiago Limón e Issa López. Cuenta con las actuaciones de Kate Vernon, Ryan Carnes, Omar Chaparro, Marimar Vega y Jesús Zavala. Tiene una duración de 107 minutos.


1 thought on “La boda de Valentina (Reseña)”

  1. le doy un 9/11
    ya que los asientos estubieron muy comodos las palomitas muy ricas semi pasadonas pero comibles
    el refresco delicioso era un dr peper
    nadie se paro al baño y las personas que me acompañaron eran agradables

    la pelicula en si VALE MIERDA pero lo demas de 10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.