La boda de mi mejor amigo

La boda de mi mejor amigo (Reseña)


Por: Raúl Armenta Asencio

Este fin de semana llega a salas comerciales de México el remake (y tropicalización) de una cinta que tuvo gran éxito en su momento. De la mano del director Celso R. García (quien fascinó con su cinta, La delgada línea amarilla), y con las actuaciones de Ana Serradilla y Natasha Dupeyrón, La boda de mi mejor amigo nos “invita” a reflexionar sobre qué tanto estamos dispuestos a hacer para impedir que el amor de nuestra vida se case con otra persona.

La boda de mi mejor amigo cuenta la historia de Julia, una renombrada crítica gastronómica que, de pronto, ve cómo su vida se cae cuando su mejor amigo, Manu, está a punto de casarse con la simpática y perfecta Pamela. No pasa mucho tiempo en la cinta para enterarnos de que, en realidad, Manu es el amor de la vida de Julia, y que hará todo lo que tenga que hacer para quedarse con él.

No he visto la versión original, por lo que evitaré comentar sobre la adaptación. La cinta es muy aburrida, con grandes fallas técnicas entre las que destacan el audio (para variar, no siempre se entienden los diálogos) y las transiciones entre toma, que de pronto se sienten como hechas en Movie Maker por un novato.

Lo único bueno que encuentro en La boda de mi mejor amigo (y es por ser tapatío) es poder ver a mi ciudad reflejada en una cinta mexicana, que se descentralicen las historias que parecía sólo podían existir en la Ciudad de México; pero estoy consciente de que a muchos otros eso les va a tener sin cuidado.

Estamos ante una cinta que pretende hacer reír pero que, a pesar de uno o dos chistecillos cotorros, no logra su objetivo; tampoco nos invita a reflexionar ni a darnos cuenta sobre nuestras relaciones tóxicas y cómo podemos llegar a perjudicar a seres inocentes con tal de alcanzar nuestras metas. Vaya desgracia.

La boda de mi mejor amigo es una película dirigida por Celso R. García, con guion de Gabriel Ripstein. Cuenta con las actuaciones de Ana Serradilla, Carlos Ferro, Natasha Dupeyrón y Miguel Ángel Silvestre. La música es de Dan Zlotnik. Tiene una duración de 109 minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.