Ana y Bruno

Ana y Bruno (Reseña)


Por: Raúl Armenta Asencio

Si hay una constante en la industria de la animación en México es que, estéticamente, es fea y llena de personajes salidos de nuestras peores pesadillas. Esta característica hace que películas que podrían ser muy llamativas para un público muy diverso, terminen por parecer que están hechas para unas cuantas personas.

Ese es el caso de Ana y Bruno, la más reciente película del director mexicano, Carlos Carrera, que recién se estrenó en las salas comerciales de nuestro país, y que está basada en la novela homónima de Daniel Emil.

Ana y Bruno nos cuenta la historia de Ana y su madre, Carmen, que llegan a un hospital psiquiátrico porque ven a un monstruo de fuego. Ahí, Ana conocerá a Bruno y otras alucinaciones de los diversos pacientes que habitan el manicomio.

El primer tercio de la cinta es muy aburrido, más bien sacado de las pesadillas de cualquier niño; es como hasta el minuto cuarenta que la historia comienza a tomar forma y a ser interesante para el espectador.

Así, durante poco más de noventa minutos, conoceremos la aventura de Ana, Bruno y sus amigas alucinaciones, por llegar al pueblo originario de Ana y decirle a su padre que tiene que rescatarlas a ella y a su mamá, pues el doctor cree que están locas.

De la sala salí con emociones encontradas. Por una parte, Ana y Bruno toca un tema que me interesa, como es la locura diaria; pero, por el otro lado, la cinta no logra desplegar todo su potencial, además de contar con una animación fea.

Aún así, Ana y Bruno es una buena oportunidad para ir a apoyar un cine mexicano que va más allá de la comedia tonta en turno. No es exactamente una cinta para niños, pero si sabe que sus hijos no se van a asustar tan fácilmente, es una buena oportunidad para ir en familia.

Ana y Bruno es una película dirigida por Carlos Carrera, escrita por Daniel Emil, basada en su novela homónima. Cuenta con las voces de Marina de Tavira, Damián Alcázar, Héctor Bonilla, Silverio Palacios y Galia Mayer. La música es de Victor Hernandez Stumpfhauser. Tiene una duración de 96 minutos.

2 thoughts on “Ana y Bruno (Reseña)”

  1. Pesima reseña. No es objetiva. Es contradictoria y claramente la persona que la escribio no sabe realmente nada de industria de la animacion.

    Para hacer critica seria es necesario conocer el tema a profundidad, tanto en su situacion mundial como local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.