Quisiera dar un gran rodeo

Quisiera dar un gran rodeo (Reseña)


Por: Raúl Armenta Asencio

Hay libros que nos retan intelectualmente. Pero, los mejores, son los que son entendibles, a los que le podemos seguir el hilo a sus ideas, los que no requieren de palabras rimbombantes y de significado oculto para la mayoría de las personas. Quisiera dar un gran rodeo, de Henry Miller, es uno de ellos.

Quisiera dar un gran rodeo es la compilación de cartas que Henry Miller le mandó a su amigo, el también escritor, Michael Frankel, con motivo del libro que estaban escribiendo en conjunto, Las cartas de Hamlet. Este volumen, que originalmente iba a constar de mil páginas exactamente, ni una más ni una menos, se convirtió en una suerte de libro maldito que tuvo un par de ediciones paupérrimas e imposibles de conseguir ahora.

Gracias al esfuerzo del admirador de Miller, Michael Hargraves, se lograron reunir las cartas de este escritor y se convirtieron en este volumen, que llega a nosotros en español gracias a Malpaso Ediciones, casi ochenta y cinco años después de iniciado el proyecto.

En Las cartas de Hamlet (o Quisiera dar un gran rodeo, que es el libro que voy a reseñar), Miller y Frankel buscaban divagar en torno al tema de la obra Hamlet, de Shakespeare, obra por la que sentían gran pasión y, al mismo tiempo, aberración, miedo, ganas de acabar con ella.

Quisiera dar un gran rodeo, en sus 335 páginas (entre las que se encuentran algunas de las mejores que escribió Henry Miller, según sus críticos), nos habla de temas completamente vigentes, a pesar de la distancia temporal que tenemos. Y es que solo basta cambiar algunos nombres, fechas o lugares para darnos cuenta de que estamos viviendo en el mismo mundo de entonces, solo con algunos cambios tecnológicos que han replanteado nuestra forma de interactuar.

Lo más interesante de este epistolario es la forma en que el autor nos invita a reflexionar sobre todo y nada a la vez. El título del volumen es muy concreto: el autor da un gran rodeo al tema de Hamlet y, entre tanto, nos habla de arte, filosofía, literatura, espectáculos, cine y muchas otras cosas, lo que acerca todos estos temas a la gente común, a los que no son grandes literatos. Esa es la principal cualidad del libro (además del reto intelectual que conlleva, pues en ese vaivén de ideas, comenzamos a reflexionar por nosotros mismos sobre estos y muchos otros temas), el hecho de que, a pesar de ser considerado como una de las más grandes mentes intelectuales del siglo XX, cualquier persona lo puede leer y entender.

Además, y sin pretender ser un libro de autoayuda, Quisiera dar un gran rodeo nos invita a querer ser mejores personas, a no vivir como muertos, a no ser, como el mismo Miller lo denomina, Hamlets modernos. Aquí una frase que ilustra de qué estoy hablando:

 “… siempre pienso en lo maravilloso que es estar vivo, ver simplemente las cosas, oír, saborear y oler simplemente. Las cosas más sencillas me parecen simplemente milagrosas y tengo la sensación de que todo está bien y en su lugar y entonces comprendo que, si no es así, es nuestra culpa…”.

El único problema con Quisiera dar un gran rodeo, y que no es culpa de Henry Miller, es la pésima edición que Malpaso nos entrega. Se cuelan faltas de ortografía, de acentuación, espacios que no van o que faltan. Éste no sería un gran problema si estuviéramos hablando de una edición económica de un libro de superación personal, pero tanto por el valor económico (aquí en México el libro cuesta $398.00 pesos) como por el intelectual (no estamos ante un Carlos Cuauhtémoc Sánchez).

Y quiero creer que fue a la gente de prensa a la que le mandaron los ejemplares defectuosos; que los que la gente compra le hacen justicia al ejercicio narrativo de su autor.

Quisiera dar un gran rodeo es un libro escrito por Henry Miller, publicado por Malpaso Ediciones. Cuenta con 335 páginas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.