Ojos de muñeca

Ojos de muñeca (Reseña)


Por: Raúl Armenta Asencio

Ahora que, gracias a la película Joker, todos hablan del origen de los desadaptados sociales, esos que queremos borrar a toda costa, pero que, a veces, ni siquiera sabemos quiénes son, me parece interesante la lectura de Ojos de muñeca, libro de la francesa, Ingrid Desjours, publicado en 2013 en su país natal y que recién llega a México gracias a la editorial Lince.

En Ojos de muñeca, Desjours nos cuenta la historia de Barbara, la típica mujer que ha sido violentada (¿violada?) toda su vida, pero que, debido a una enfermedad mental (que no se aclara, aunque sí nos da indicios de qué podría ser), va olvidando las cosas malas que le pasan. Un día, en un parque oscuro, es brutalmente violada, lo que desencadena a lo peor de su ser.

La historia de Barbara se cruza con la de Marc Percoles, un policía adicto a las prostitutas, misógino y de malos modales, que vuelve al servicio luego de sobrevivir a un accidente en el que su pareja perdió la vida y que le dejará secuelas psicológicas y físicas.

A lo largo de 238 páginas, Ojos de muñeca nos lleva a lo peor de sus personajes. Aquí no hay matices. Son personajes violentados que harán lo que sea necesario por sobrevivir a ellos mismos y a las circunstancias en las que les toca vivir.

Resalta el capítulo en el que violan a nuestra protagonista por su realismo. Una escena completamente desgarradora que pone al lector a llorar y pensar en todas las personas que todos los días son violadas y que no se atreven a hablar, y también a las que sí hablan.

La verdad es que Ojos de muñeca es una novela que deja sentimientos extraños en el lector. Por un lado, se lee muy rápido, y la historia no dejará en paz al lector durante mucho tiempo. Todo el tiempo, después de terminar de leer el libro, uno vuelve y vuelve a las situaciones que se describen.

El defecto, en mi opinión, es la forma en que está escrita: el presente no me fascina para una narración tan larga. Además, la autora buscó ser poética en los párrafos, lo que, en momentos, le quita dinamismo a la historia.

Con esos dos elementos y las situaciones por las que atraviesan los personajes, la novela se convierte en un relato extraño, que nos introduce en la mente de los personajes. Definitivamente, Ojos de muñeca es una lectura fuerte, no apta para cualquiera.

Ojos de muñeca es un libro escrito por Ingrid Desjours, publicado por Los libros del lince. Cuenta con 238 páginas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.