Mamá duerme sola esta noche

Mamá duerme sola esta noche (Adelanto)

Con autorización de JUS Ediciones, publicamos un adelanto de Mamá duerme sola esta noche, libro de Agustín Monsreal, quien el viernes 25 de septiembre cumple 79 años. Para celebrar, Malpaso Ediciones ofrecerá 50% de descuento en los títulos de este autor mexicano.

A ninguna ciudad se la ama o se la odia por sí misma, sino por sus habitantes.

Por algún lado se empieza, así que empecemos por aquí:

no vale ninguna penalidad meterse en averiguandas para conocer de quién fue la sesuda idea, el caso es que a todos les pareció sencillamente estupenda y, cuando a la hora de la comilona en el restorancín de cada vez y de siempre se la platicosearon a Bernabé,

que era el único que faltaba,

Bernabé se arremolinó desde los zapatines hasta la melena alborotada y en un santiamén,

o en dos cuando mucho,

aspaventeó que él también estaba más puesto que un condón:

cómo carambanes no.

—Sólo que no tengo ni un mugre centavo partido en cuatro partes: reaccionó de golpe bajo y se le desparramó la salsa de la euforia por los ladrillos y se le chorreteó por las fauces de las alcantarillas hasta alcanzar las puertas mismas del drenaje más profundo de su subsuelo.

Eso ya se sabe, carnalito, le contestaron: a estas vertiginosas cimas nevadas de la quincena nadie tiene, y con la compradera de los regalos de mañana menos, todos andamos anclados en la penúltima pregunta y con la marrana miseria pegosteada en los destuetanados huesos, pero para eso contamos con la cajonera de ahorros, ¿no?

—Ah, pues sí, tienen razón, por supuesto que sí: reconoció Bernabé recogiendo su animosidad escaramuzadamente maltrecha, volviéndosela a poner como segunda piel hecha a la medida y reconociendo que le quedaba muy requetebién.

Aistá, le dijeron los otros: habla con Cajas Destempladas y alégale con sincero alegato que requieres un préstamo auténticamente urgentérrimo, sólo es cuestión de hacerle la llorona con genuidad y listo, además de que no puede necearte que no así nada más, con entonación burlona y astuta, con gesto despreciativo y escalofriante; no, es mula dispareja y cuadradísimo del cacumen como todos los contadorsetes del planeta mundo, pero comprensivísimo cuando olfatea que hay contantes y sonantes réditos de por medio, ¿verdá?

Verdat.

Y ahí están ambos dos, frente a frente y a la par, clavándose los ojos: sarcásticos los unos, los obesos; incrédulos los otros, los recelosos:

cuatro ojos sopesándose como a través del agua sucia de una palangana:

pero Bernabé, además, fisgando con visión periférica un letrerito en la pared:

Señor,

mándame pena y dolor,

mándame males añejos,

pero lidiar con pendejos,

no me lo mandes, Señor.

Y otro que a lo mejor venía más al caso:

Para pedir te haces chistoso,

para pagar te haces pendejo.

El sujeto era un remedo de dandy modelo comedieja musicalera que respiraba muy a gusto en su oficina cuchitrilesca,

que mañoseaba en lo oscurito para otorgar el vistazo bueno a la buenez de las empleadas nuevas,

que disfrutaba de lo lindo las carencias monetarias de sus subordinados,

que se complacía enigmáticamente con el ciclorama grisáceo de la burocracia y conocía, sobre todo, el avieso artilugio de mover el rabo según el humor acróbata de los amos.

Curiosamente, como para demostrar que a final de cuentas y cuentos no poseía tan pésima entraña, que alguito le quedaba de madre, Cajas Destempladas estaba en un plan decentoso, vanguardial, y con el corazón idéntico a pan remojado en cafecito con leche de vaca negra, así que no hubo necesidad de ningún tragedión panteonero destinado a manipularle la conmiseración, por el contrario, escuchó la vil mentirosilla con paciencia de santito recién canonizado y un talante de excelencia incondicional y, para que ni el peor inmortal ponga en dudamiento o entredichez la esperanzadora nobleza humana, concedió desembolsar la marmaja sin retobos ni fantochadas, sino al contrario:

dándose aires de señorío y nítida generosidad y hasta:

—Le das un abrazo a tu mamacita de mi parte, por favor: solicitó al término de la cordialísima entrevista, enmascarándose, ladino, de agradable y sonrisimpaticón, el muy cagada de mono araña.

Y Bernabé, bastante sorprendido ( y desconfianzudo aún), con un alargamiento de labios más postizo que una dentadura postiza, respondió con sencillez de arlequín y suavidad de papel higiénico:

—Sí, gracias, señor Álvarez («tetrabelodonte», mascó mentalmente; desde chico se aprendió la palabreja y desde entonces la utiliza para insultar descalificar burlarse de alguien; tetrabelodonte hace las veces de proyectil imaginario capaz de derribar de su pedestal a cualquiera). Muchísimas gracias («ya rugiste, camión materialista, tú también le calzas un abrazo de oso malidoso a la tuya, paquidermo infeliz; por si me estás queriendo ver la cara de Tetlepanquetzal, digo»).

Salió inflado de satisfacción como general romano en territorio conquistado

(din diling ding):

experiencia memorablemente inobjetable.

Y al rato, cuando se le asentó en el fondo del barril el entusiasmo y se puso en marcha forzada el complicado mecanismo de su conciencia, apareció la sombra del mal agüero en el ojo bueno y comenzó a fastidiarle la mordedura de un sentimiento de culpabilidad intratable,

el huraño diablujo del arrepentimiento,

el alfilerazo rabiante por haberse enrolado para la fiestería tan así a lo demente de a tiro,

tan sin pensarlo siquiera dos pares de veces, tan sin pensarlo una sola, punto:

ahorita sí muy entrón y muy sácale punta y muy mangancha para el caguamo despilfarradero, pero el día de mañana, cuando repercutan los descuentamientos del préstamo, entonces sí a lamentosearse por lo botarate, por lo dispendioso, y a ceñirse el triperío, y a no tener ni un mísero clavo decapitado para llevar a Conchita al cine los domingos:

qué menester hay de adentrarse en líos,

a ver, qué premura:

pero ya había empeñado su improfanable palabra y ni forma de echarse atrás, vulgo recular, y quedar del asco igualito a huevo podrido ante la real confraternidad de sus bróders del alma-cén:

eso nunca de los jamases en ninguno de nuestros peliagudos días terrenales lo permita san Diosito.

A la salida de la ardua jornada laboral se encontró con la novedosa sorpresa de que más de la mitad de los seleccionados habían metido rajona reversa, y fíjense que dijo mi mamá que siempre niguas, y que de todo aquel abundoso grupo original sólo cuatro magníficos quedaban en pie de banda de guerra o a modo de tropas de asalto, si se prefiere tal denominación:

Tito, Albino, el Oruga y Bernabé.

(«No chiflen, de haber clarividenciado con ojuelo pitoniso las tremebundosas y descastadas proporciones del desertadero yo también aduzco incontinencia diarreica o sopladura nefasta en el corazón y me culebreo,

me arrendijo,

me insustancializo,

pero quién iba a saber o adivinar o ya en penúltima instancia sospechosear tan desleal acobardamiento,

tan huidiza traicionadura,

tan extendida desmembración de hombría,

ni profetiso espiritista o presagiador vegetariano que fuese uno.»)

Bola de batea de babas y mariconsetes, los demás:

encierro, destierro y entierro pa todos ellos:

qué poca madre, con respeto sea dicho:

y sin respeto iguanas ranas:

sí, qué tornadizos:

qué nadería de progenitora, de plano:

y a la vez que falta de amorosidad por la misma, ¿verdá?

Verdat.

Pues no leaunque,

¿a poco precisamos de vejigas para ventosear?,

¿a poco somos chilpayatitos de pezón?,

¿a poco carecemos de güevería?,

si nos mostramos justicieros a la manera de los enmascarados de las películas mexicaltecas, cuatro contra el mundo resultamos más que suficientes para emprender desafiadoras odiseas y nos bastamos y nos tenemos bien de sobra para la enjundiosa celebración.

Hágase como decimos, no como hacemos que hacemos:

sentencia querenciosa y pertinente:

trátate bien y acertarás.

Así que se treparon y se enmueganaron en el volchito tablero de peluche verde moco del Oruga dispuestos a pensar cómo invertir las horas por venir en modalidad de tentempié porque todavía era temprano, la siete de la tarde noche,

y apenas a eso de las once, once y media, estaría oportuno liberarle el freno de mano (hazme el favor) al desmadrosón.

—¿Entons qué? ¿Hacia dónde enfilamos en tanto madura el nocturno trayecto?: inquirió derrochando veraz entusiasmo de chapulín pecho anchuroso el disponible y dispuesto conductor resignado.

Pues para la Zona Color Pantera Jolivudense

(puaf puaf ).

Nanay:

jamásmente:

ya no se estila ni se sazona:

se la herenciamos de buena voluntad a los politicazos, a los yuniorcitos y a los haraganes de gimnasio con aspiraciones de jetset:

así somos de gentilosos, querubínicos y magnánimos.

—Entonces al Califa, o al Angelines.

¡Qué corrientez, oh!:

el naco es el peor eco del naco:

no nos enturbies ni nos amargures el ánimo con esas vulgarecencias:

Ciertísimo, eso déjalo para que se coloreen la cornamenta los intelectualeros de brocha gorda y celebérrima mediocridad.

¿Cómo dices que les dicen las secres ejecutivanas?

Ah sí,

esnobsitos, falsamentarios, nalgamentistas migajoneros, payasines mañeros de doble cara funebresca,

mira, para que me caches miniaturizadamente el concepto,

gobiernosos alardeadores de pertenecer a la novísima hornada de la carrocería completa de adoctrinados efebos pachulis:

«vayamos a rajar un danzoncete ahí donde habitúan los pobretones de espíritu para que atencionen questamos de uñita encarnada con el pueblo y demostrarles que ni somos fijados ni tenemos prejuicios»,

ay sí tú, los muy populeros:

¡pa populeros mis inches güevos!:

hipocritazos,

bien apretados y racistas que son, ¿verdá?

Verdat.

El Oruga atesoraba una botellita cuartera de caña bravísima en la cajuelita del autito, la sacó y se empujaron cada quien su gorgoreíto:

del primero al último, como elocuente disco rayado, exclamosearon:

ah, qué a toda madre:

y se limpiaron la bocaza de tragosear con el dorso de la mano de agarrar y con el puño de la camisa:

y Tito eructó cual cochinito en la cama,

y Bernabé se almidonó el cuello repartirando cigarrines de fayuquería,

y Albino propuso agenciarse varias cajetillas porque luego en los cabaretes los mercadean a precios de colmillo de elefante infante,

y todos los cuatro al unísono atrabancamiento se manifestaron:

sí de acuerdísimo,

y además pusieron a la fiesterosa consideración de la asamblea el nadamente desechable consejo de allegarse otra botelluca para después:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.