Lucía Legorreta

“Los problemas que estamos viviendo como sociedad, tienen origen en la familia”: Lucía Legorreta





Por: Raúl Armenta Asencio

En el marco de la 31 Feria Internacional del Libro de Guadalajara, que se llevó a cabo del sábado 25 de noviembre al domingo 3 de diciembre de 2017, LID Editorial presentó el libro Mujer, apuéstale a la familia, escrito por Lucía Legorreta.

A propósito de Mujer, apuéstale a la familia, los cambios en las estructuras familiares y los retos a los que se enfrentarán las familias en los próximos años, hablamos con Lucía Legorreta.

¿Qué nos puedes contar de Mujer, apuéstale a la familia?

Yo ya había escrito el libro Ser mujer hoy, por lo que me sentía muy tranquila de haber escrito un libro; sin embargo, me entró una inquietud muy fuerte de seguir hablando sobre lo que es la familia.

Yo llevo cinco años en medios de comunicación, y tenía mucho material. Decidí seleccionar lo mejor y ponerlo por edades. El libro está enfocado en las mujeres, pero puede ser leído también por hombres.

Básicamente, lo hice por la inquietud de que las estructuras familiares han cambiado. La dinámica en la que el hombre era el proveedor del hogar y la mujer cuidaba de sus hijos y de su casa, está cambiando; hay hogares que dependen de dos salarios, los hombres y mujeres se están casando cada vez más tarde, se ha triplicado la unión libre, entre otros.

Mi visión fue ver las estructuras familiares que existen actualmente, y tocar los distintos temas que vive cada una de las etapas de la mujer y del hombre, y llegar a la conclusión de que no depende la estructura familiar que se tenga, pero que si hay respeto, tolerancia, comunicación, va a haber armonía, y la gente que esté en esa familia lo va a llevar a la sociedad.

¿Por qué se han dado estos cambios en las dinámicas familiares?

Principalmente fue a finales del siglo pasado y principios de esto. El cambio se dio cuando la mujer empezó a trabajar, cosa que antes no existía; nuestras abuelas se casaban muy chicas y se dedicaban nomas a tener una familia. La mujer empezó a estudiar, y ese cambio hizo que la dinámica familiar cambie.

Ahora las familias son más pequeñas. Antes eran de siete hijos por mujer, ahora son 2.1 hijos por mujer. Los matrimonios se han reducido y los divorcios han aumentado.

Todos estos cambios tienen sus ventajas y desventajas, sus oportunidades y sus retos. Y tampoco quiero decir que las familias de antes eran mejores que las de ahora; simplemente, es la realidad que estamos viviendo.

El título de Apuéstale a la familia tiene que ver con que estoy convencida de que muchos de los problemas que estamos viviendo como sociedad, como la violencia, adicciones, suicidio, tienen que ver con una inestabilidad familiar. Estoy convencida de que, si le apostamos a la familia, cualquiera que sea su formato, podemos mejorar como sociedad.

El título puede hacer creer que es un libro homofóbico…

Lo primero que digo es que por muchos años se pensó que la familia tradicional era la mamá, el papá y los hijos, y quiero quitar esa idea. Concretamente en el caso de las parejas del mismo sexo, yo tomé la decisión de no tocarlas en el libro porque son muy pocos los casos en cuanto al total de los matrimonios. Además, no hay investigaciones serias sobre qué va a pasar con los hijos de matrimonios homosexuales.

Pero no quiero decir que no los respeto. Simplemente no toqué el tema porque no son un grupo poblacional considerable y porque no hay investigaciones serias aún.


¿Cuál es el papel de la mujer en las familias y su relación con el machismo?

La mujer ha cambiado muchísimo y ya está en el mundo laboral; además de que los hombres ya están entrando a la educación de los hijos. La mujer tiene un gran conflicto, tiene que decidir entre trabajar y formar una familia simplemente porque los mejores años como madre, desde el punto de vista biológico, son los mejores para trabajar.

Ya hay muchos cambios: vemos empresas que dan horarios flexibles o escalonados que permiten a la mujer compaginar su trabajo con la familia.

En cuanto al machismo, hay un capítulo al respecto en el libro. Esto se transmite en la casa, en la familia, y ahí las mujeres cometemos un gran error: nos quejamos del machismo, pero somos las primeras que educamos a los hombres y mujeres en la cultura machista, como que las mujeres les sirvan a los hombres.

El machismo es algo cultural que tenemos muy fuerte en nuestro país, y tenemos que erradicarlo.

¿Qué opciones propones para erradicar el machismo?

Que, desde pequeños, y lo menciono en el libro, eduquemos a los niños y niñas por igual. A las niñas que se les de la oportunidad de estudiar igual que a los hombres. Y educar a los hombres para que ayuden en la casa con las labores domésticas.

¿Cuáles son los retos a los que se va a enfrentar la familia próximamente?

El gran reto que tiene ahorita la familia es adaptarse a las nuevas estructuras, pero sin perder el valor que hay dentro de las familias. Si en el seno de una familia hay respeto, educación, tolerancia, ayudaría a cambiar el país.

Está comprobado que lo que se aprende dentro de la familia, es lo que el hombre y la mujer, cuando salen a relacionarse con la sociedad, terminan dando. Tiene que haber tranquilidad en la familia para que los jóvenes salgan bien a la sociedad.

¿Estás trabajando en otro libro actualmente?

No. Acabo de sacar este. Para mí, la apuesta más importante que he tenido en la vida ha sido mi familia, y los beneficios que he obtenido han sido muy buenos. Sé que es un tema que no se toca mucho, que la gente evade y que hay quienes dicen que la familia está fuera de moda.

Lo que busco con este libro es aportar un granito de arena para apoyar a que el tejido social que estamos viviendo se pueda mejorar un poquito en nuestro país.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.