La última cazadora

La última cazadora (Reseña)

Por: Raúl Armenta Asencio

De las tres novedades de Kiersten White que me habían llegado, La última cazadora era la que menos (la única, en realidad) que no me interesaba reseñar. No sólo por ser una novela en el mundo de Buffy, la cazavampiros (del cual sólo conocía el nombre), sino que la narrativa juvenil relacionado con estos monstruos no es de mi total agrado. Sin embargo, la autora sorprende con esta novela que está llena de acción, monstruos y personajes que perduran en la memoria mucho tiempo después de finalizada la lectura. Una historia que no requiere de haber visto a Buffy para ser entretenida y emocionante, y, aunque se pueden perder algunos chistes y referencias, la novela se lee fácilmente.

En La última cazadora, White nos narra la historia de Nina, una joven que no termina por encontrar su lugar en el mundo. Vive en un castillo, rodeada de Vigilantes, y trata de hacer su vida lo más normal posible, a pesar de que, durante muchos años, normal era viendo como sus seres queridos pelean contra monstruos de otras dimensiones que quieren acabar con el mundo.

Los problemas empiezan cuando Nina se da cuenta de que, tal vez, no es quien cree ser. Tras un par de incidentes, ella y sus compañeros comienzan a creer que podría ser una Cazadora (como Buffy), lo cual podría desatar el fin del mundo a través de una antigua profecía.

Así, durante cuatrocientas páginas, Nina deberá descubrir su verdadero lugar en el mundo y decidir cómo quiere ser, al tiempo que deberá procurar no perder a la gente que más ama o a sus poderes.

La última cazadora es una novela trepidante y muy emocionante. A mí me costó entender lo que estaba sucediendo entre cincuenta y cien páginas, pero porque no conozco el universo de Buffy; sin embargo, una vez que entiendes, no puedes dejar de leer.

Parte de una bilogía, la novela nos abre el dilema de cómo tratar a lo que es diferente sólo porque algunos dicen que son monstruos, además de temas como la esclavitud, las drogas y la homosexualidad. Sin duda, una novela que deja sin aliento al lector y esperando a leer la segunda parte (que, si todo sigue conforme a lo planeado, llegará a librerías a finales de este mes de mayo).

Lo único que no me gustó es que, en momentos, La última cazadora busca ser un libro con el cual también te puedas reír: tiene ese humorcito medio tonto de las películas juveniles de acción (que puede ser un problema de origen, que venga desde Buffy, la cazavampiros).

Otro problema leve es la edición en español: tiene algunas faltas de ortografía y le falta revisar el trabajo de la traductora, pues en momentos cambia palabras.

De ahí en más, La última cazadora es una excelente opción para los que gustan de libros de fantasía o sobre vampiros. Una lectura que mantendrá intrigado al lector sobre el desenlace, y de la que, espero, pronto pueda leer su continuación y conclusión.

La última cazadora es un libro escrito por Kiersten White, publicado por Puck (un sello de Ediciones Urano). Cuenta con 408 páginas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.