Ligia Urroz

“Hay inequidades en todo el mundo, pero tenemos que darnos cuenta”: Ligia Urroz


Por: Raúl Armenta Asencio

Una de las principales funciones de las artes debería ser permitirnos darnos cuenta de lo que va mal con el mundo. La literatura, por ser una de las artes más antiguas, ha presentado los problemas sociales creando gran impacto en la sociedad actual y en la antigua.

En este tono, la escritora nicaragüense, Ligia Urroz, presenta el libro El color púrpura, Persépolis y la vida de Adéle. Un ejercicio de literatura comparada desde una perspectiva de género, publicado por Editorial Narratio Aspectabilis. Se trata de un ensayo de poco más de cien páginas que busca presentar similitudes entre tres novelas feministas que tienen una versión cinematográfica y otras artes que son cercanas a nosotros.

A propósito de El color púrpura, Persépolis y la vida de Adéle. Un ejercicio de literatura comparada desde una perspectiva de género, los cambios que ha tenido la literatura en relación con las mujeres y de cómo el arte nos permite darnos cuenta de lo que va mal con la sociedad, hablamos con la escritora nicaragüense, Ligia Urroz.

¿Qué nos puedes contar de este libro que estás presentando?

Acabo de presentar hace unos días El color púrpura, Persépolis y la vida de Adéle. Un ejercicio de literatura comparada desde una perspectiva de género. Además, va a tener una presentación estrella en la FIL Guadalajara el 1 de diciembre.

Es un ensayo de literatura comparada desde una perspectiva de género, en el cual hablo de tres grandes novelas, de tres grandes escritoras y que tienen tres grandes protagonistas. También hablo de su relación con las obras cinematográficas que se hicieron en referencia a estos libros.

¿Cómo elegiste este corpus para analizar?

Lo elegí porque son novelas espectaculares de tres mujeres que vienen de menos y se van a más. Sus protagonistas, que, en el caso de El color púrpura y Persépolis, son alter-ego de las escritoras. También nos dicen cómo de una situación terrible en la que viven, violencia o guerra, salen adelante.

¿Cómo fue el proceso de investigación para este ensayo?

Este ensayo es una síntesis de mi trabajo de investigación para obtener el máster en literatura digital por la Universidad de Barcelona. Si tú te fijas, la bibliografía que tiene este librito es de muchos libros de teoría literaria, teoría feminista, literatura universal, pintura, escultura, entrevistas, cinematografía. Es un corpus enorme de lectura que tuve el placer de estudiar a profundidad para escribir este ensayo.

Para los que no están familiarizados con este término, ¿qué es la literatura comparada?

La literatura comparada es aquella que establece puentes entre otras literaturas y otras artes. Todo aquello que te hable, que sea un lenguaje para ti, es comparable, y la literatura, justamente, hace eso: establece puentes de entendimiento a través de las letras y las artes con todas las culturas que te puedas imaginar.

En el ensayo hablas de Simone de Beauvoir y de tres novelas recientes, ¿cómo ha cambiado la literatura a través de los años en su relación con la violencia contra la mujer?

En realidad, la literatura se ha vuelto más abierta. Antes, la mujer tenía que poner un pseudónimo para poder escribir, porque no estaba bien visto que las mujeres lo hiciéramos. A partir de ahí, ha habido un gran avance: podemos escribir, tenemos voz y voto en términos literarios.

Sin embargo, en términos de lucha contra la violencia de género, estamos muy rezagados. Por eso utilizo este medio para dar a conocer un problema que adolece a todo el mundo, sobre todo a México, que vive una violencia contra la mujer que está arraigada en la sociedad y contra la que tenemos que luchar.

¿Cómo ayuda la literatura y el arte a darnos cuenta de la violencia que sufre la mujer?

El color púrpura, escrito por la norteamericana Alice Walker, que vivió la segregación racial y la esclavitud, tiene un personaje femenino que fue violentada y tuvo una vida terrible. A ella la venden como un objeto en matrimonio, y su nuevo esposo le dice que es negra, esclava y además mujer, cómo quiere salir adelante en la vida. Imagínate qué terrible este panorama.

La literatura te demuestra que ella estuvo en el hoyo, pero fue saliendo adelante gracias a que le enseñan a leer, empieza a trabajar y se hace independiente del hombre que la violenta, se envalentona y logra salir de esa casa en la que la tenían retenida y puede pensar en una vida digna, una vida en la cual no se le violenten sus derechos humanos.

Esto es una individualidad. La autora nos habla de lo que sufre un individuo, algo que pasó en los Estados Unidos; pero eso significa un grito para la colectividad.

Lo mismo pasa en Persépolis y La vida de Adéle. En Persépolis, su autora es una mujer musulmana que vive en Irán en épocas del Shah; después llega la revolución, la hermandad musulmana y les prohíbe salir a la calle si no es acompañada de un hombre, ir a la universidad, se tienen que vestir de burka, no pueden mostrar su cuerpo, y esto se convierte en un tema de derechos humanos.

La autora logra salir de Irán porque no comulga con esos ideales; pero ella es una mujer afortunada, y quiere dar a conocer a todas las mujeres que se quedaron atrás, que no tienen la fortuna que ella tuvo. Desde su propia individualidad, es parte de la colectividad de este grito de justicia.

Pasa lo mismo en El azul es un color cálido (La vida de Adéle) de Julie Maroh, en el cual, a pesar de estar en un continente progresista, como es Europa, nos habla de una chica que estudia literatura y que se da cuenta de que su despertar sexual no es con un hombre, sino con otra mujer; claro que a pesar de estar en una sociedad progresista, su familia la señala y no la deja ser quien ella quiere.

Muestra toda esta problemática de la mujer de tomar sus propias decisiones con respecto a su cuerpo, sus ideas. Es un grito de indignación y muestra cómo todavía tenemos muchas inequidades con respecto al hombre.

¿Cómo cambiar estas inequidades a través del arte?

Es maravilloso. Si tú lees a estas tres mujeres, te das cuenta de que hay inequidades en todo el mundo, pero tenemos que darnos cuenta. Desde mi trinchera, que son las letras, quiero dar a conocer todas estas inequidades. Me gustaría que todo el mundo estuviera en el mismo canal: que las mujeres empresarias lo den a conocer desde sus trincheras, hay mucha inequidad de género en escuelas, en todos lados. Si todo el mundo luchara por estos ideales de justicia, nos tocaría una mejor sociedad.

¿Estás trabajando en otro libro actualmente?

Acabo de entregar el manuscrito de una novela histórica-autobiográfica, que habla del dictador de Nicaragua, Anastasio Somoza. Ya tiene casa editorial y sale en mayo del próximo año.

Algo más que quieras agregar…

Que ojalá que la gente pueda echarse un clavado en este ensayo que, a pesar de ser una cuestión académica, es bastante legible, especialmente para los que tienen gran amor por la literatura, la cinematografía, la música y la pintura.

El color púrpura, Persépolis y la vida de Adéle. Un ejercicio de literatura comparada desde una perspectiva de género es un libro escrito por Ligia Urroz, publicado por Editorial Narratio Aspectabilis. Cuenta con 112 páginas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.