Cómo evitar un desastre climático

Cómo evitar un desastre climático (Reseña)

Por: Raúl Armenta Asencio

Cada vez tenemos menos tiempo. Y pareciera que cada vez las opiniones respecto al cambio climático están más divididas: que si todo es falso, que si sí existe pero lo exageran o que si estamos peor de lo que pensamos son cosas que solemos escuchar cuando sale el tema en alguna conversación. No soy experto en el tema, hago lo que creo prudente para contribuir a la lucha contra el cambio climático, y cuando encuentro un libro como el que escribió Bill Gates, lo recomiendo sin importar las posturas de los lectores.

En poco más de trescientas páginas, el fundador de Microsoft nos muestra datos duros del cambio climático. Pero, lo que es más interesante, propone algunas soluciones para acabar con él -aunque no como lo dice en el prólogo, “tengo las soluciones para acabar con el problema”-. A pesar del tema, es un libro que se lee rápidamente y de forma amena.

Cómo evitar un desastre climático es la guía corporativa de cómo remediar este mal que nos amenaza independientemente de nuestro estatus socioeconómico, creencias religiosas o moralidad. Se trata del punto de vista empresarial de lo que hay que hacer para poder revertir algo que, en este momento, parece irrevertible.

La idea de Gates es generar progreso social, pero no seguir acabando con nuestro planeta. Su idea es: hacer que las economías sigan creciendo, que sigamos en un modelo capitalista, que los más pobres tengan dinero, pero hacer que nuestras emisiones de gases de efecto invernadero sean el equivalente a cero.

A grandes rasgos, Gates propone las siguientes tres soluciones -que siguen siendo bastante abstractas para la mayoría de los simples mortales que vivimos en el planeta-:

  1. Invertir mucho dinero en investigación y desarrollo: el autor asegura que no se ha invertido lo suficiente en este tema porque son desarrollos que no rinden frutos rápido, por lo que los países y los industriales no le han dado mucha importancia;
  2. Que los pobres tengan las mismas oportunidades que los ricos: esto se refiere a países e individuos. Según Gates, si mejoramos las condiciones de vida de los más pobres, podemos destinar más dinero a la investigación y desarrollo de soluciones para acabar con los gases de efecto invernadero;
  3. Hacer mejores políticas públicas: desde llamar a nuestros representantes para invitarlos a que consideren el tema, hasta inmiscuirse en el sistema político para hacer un cambio de legislación desde ahí. En este sentido, el autor considera que lo importante son dos cosas: que el gobierno invierta más en energías limpias y que fomente esa inversión.

Con estos tres pilares habrá quedado clara la visión de Bill Gates sobre el cambio climático. Habrá muchos que puedan refutarle datos o acciones -después de todo viaja en aviones privados y hace muchísimas cosas que contaminan muchísimo-. Lo más importante aquí, al menos para mí, es poner el tema en el debate público.

Aunque concuerdo con las ideas de Gates, creo que su visión es demasiado empresarial. Sólo habla de acabar con las emisiones de gases de efecto invernadero, pero no propone soluciones a otros temas como la contaminación de ríos y mares, los continentes de plástico que hay en nuestros océanos o la sobrepoblación.

Aún así, estamos ante un libro interesante, bien escrito y que invita a preguntarnos muchas cosas sin ser chocante, sin cerrarnos la mente con datos que no queremos creer.

Cómo evitar un desastre climático es un libro escrito por Bill Gates, publicado por Plaza & Janés. Cuenta con 304 páginas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.