30480091863_1ed748b49a_k

Ganadores del Premio Alfaguara responden a la pregunta, ¿Existe Latinoamérica?





Texto: Marcela Gutiérrez Blanco / Foto: ©FIL/Bernardo De Niz

Los ganadores latinoamericanos del Premio Alfaguara compartieron mesa para participar en la ponencia titulada ¿Existe Latinoamérica? con el fin de responder, desde su sentir, dicha pregunta que el moderador Julio Trujillo realizó a cada uno, en el marco de la Feria Internacional del Libro 2016.

Reunidos en el salón 4 de la Expo, los ocho autores tuvieron un espacio para expresar brevemente una reflexión respecto al contexto actual latinoamericano. Conforme expusieron su respuesta, los escritores despertaron en la audiencia risas, aplausos y ovaciones al lanzar palabras con las que se sentían identificados.

El primero en aportar fue Sergio Ramírez Mercado, escritor, periodista, político, abogado y autor nicaragüense de Margarita, está linda la mar con el que ganó el premio Alfaguara 1998. Sergio mencionó: “Somos América Latina porque hablamos una misma lengua: el español. No hay muro que pueda detener esta lengua”.

En la misma línea, el peruano Santiago Roncagliolo, galardonado por Abril Rojo en 2006, atribuyó a México el origen de la frase: “Latinoamérica somos todos los que estamos del otro lado del muro de Trump”.

La siguiente en hablar fue Elena Poniatowska, quien ganó el premio Alfagura en 2001 por su obra La piel del cielo, y afirmó que “somos el continente de la soledad”, al señalar que su porcentaje en alfabetismo es muy alto. “Más de 40 millones de personas adultas en Latinoamérica no saben leer ni escribir, esto gracias a la enorme deuda de América Latina que aún no se salda ni tiene para cuando”.

Para concluir invitó a los jóvenes a que leyeran y escribieran más para que en el futuro pudieran ser ellos los que estuvieran en dicha mesa.

El mexicano Xavier Velasco, ganador en 2003 por Diablo Guardián, se llevó la atención de la audiencia al evocar el poder de la literatura como elemento de vida. “Esto nos hace resistentes y por eso somos los más resistentes en esta parte del continente”.

La autora de Delirio (2004), la colombiana Laura Restrepo, reclamó los alcances de la literatura. “A través de la novela nos hemos defendido de la desmemoria y de los poderes fácticos que quieren contarnos una historia mentirosa”. Le siguió el otro colombiano, premio 2011 con El ruido de las cosas al caer, quien reforzó la idea de que la identidad que une a los latinoamericanos es a través de la palabra.

Por otra parte, Andrés Neuman, escritor de El viajero del siglo en 2009, libro que le dio amplio reconocimiento, se caracterizó por describir un panorama de contradicciones con los que Latinoamérica se enfrenta día tras día. “Latinoamérica sí existe en el temblor de sus leyendas y en el borchinche de sus esquinas pero parece no existir para sus leyes cojas, sus intermitentes constituciones y sus grandes castillos de burocracia”.

Por último, el argentino Eduardo Sacheri, quien se llevó el certamen este año por La noche de Usina, comentó que la identidad de la región tiene que ver con un fuerte sentimiento de derrota.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa la respuesta correcta *