Musas

Natalia Lafourcade presenta el segundo volumen de sus Musas





Por: Belén Sánchez

Mexicana hermosa, bandera latina no te pongas triste, solo mira al cielo…

Este año regresa la talentosa Natalia Lafourcade para seguir deleitando a su público con el volumen número dos de su producción, Musas, un homenaje al folclore latinoamericano en manos de Los Macorinos, quienes siguen acompañando a Lafourcade y cosechando éxitos, dentro y fuera de México.

El álbum, cuenta con 13 temas, algunos de su propia autoría, entre otras joyas latinas prestadas:

1.- Danza de gardenias: Ay, palomito blanco no le llores tanto a tu paloma negra, Marisol morena

siempre te amará. Escrita por Natalia en compañía de David Aguilar. Con ritmos vibrantes nos va narrando la historia de un palomito y su Marisol morena; ritmos, que me hicieron recordar la música de Omara Portuondo, quien por segunda ocasión colabora con Lafourcade después de su participación en Musas Vol. 1.

2.- Alma mía: Alma mía sola, siempre sola, sin que nadie comprenda tu sufrimiento, tu horrible padecer. Un poema de la compositora mexicana María Grever, que evoca a las noches de guitarra, amigos y boleros.

3.- Hoy, mi día uno: Siento que hoy empieza todo, lo llamaría mi día uno, tengo vacías las manos

no existe nada en mi futuro. Una composición de Natalia, donde nos invita a empezar de nuevo, nos habla del comienzo de otro capítulo, a pesar de la incertidumbre del mañana.

4.- Tus ojitos: Tus ojitos que contemplo con delirio, tus ojitos que contemplo con delirio, yo los quiero y los adoro con empeño.

5.- Duerme negrito: Duerme, duerme, negrito, que tu mamá está en el campo, negrito, duerme, duerme, negrito. Tus ojitos y Duerme Negrito son dos canciones tradicionales, que como el ave fénix resucitan entre las cuerdas de Los Macorinos y la voz de Natalia.

6.- Luz de Luna: Yo quiero luz de luna, para mi noche triste, para cantar divina, la ilusión que me trajiste. Una de las canciones más conocidas del compositor y cantante mexicano, Álvaro Carrillo, interpretada ya por muchos artistas de renombre, pero donde solo algunos como Natalia logran dejar un sello muy personal.

7.- Un derecho de nacimiento: Voy a crear un canto para poder existir, para mover la tierra a los hombres y sobrevivir, para curar mi corazón y a la mente dejarla fluir. Un polémico tema escrito por Lafourcade hace aproximadamente seis años que casualmente lo volvemos a encontrar dentro de Musas, tal vez Natalia no quiere que nos olvidemos de algo importante.

8.- Eclipse: Eclipse de luna en el cielo, ausencia de luz en el mar, sufriendo de amargo desvelo mirando la noche me puse a pensar. Un tema de la cantante y compositora cubana Margarita Lecuona.

9.- La llorona: No sé qué tienen las flores llorona, las flores de un campo santo, que cuando las mueve el viento llorona, parece que están llorando. Una canción tradicional más que interpretada por muchos cantantes y que en esta ocasión lo escuchamos muy al estilo de Natalia, suave y sutil.

10.- Desdeñosa: Esas tus miradas de fulgor extraño, esas tus sonrisas de color de rosas, siempre me fascinan, aunque me hacen daño. Una excelente composición del yucateco Benigno Lara Foster, donde se hace presente la inconfundible voz de Omara Portuondo y Eugenia León, logrando una interpretación excelente.

11.- Te sigo: Te sigo, porque en la ruta donde vas yo voy contigo, te sigo, pues si me quieres de verdad, yo te bendigo, te sigo, y si algún día yo te hallará en mi camino.

12.- Humanidad: Oye lo que yo te canto perlas de mi llanto para tu collar. Uno de los temas más conocidos del chiapaneco Alberto Domínguez, en donde podemos culpar a la humanidad por separarnos de los grandes amores, de esos que no podemos olvidar.

13.- Gaviota: Simplemente una canción instrumental del músico Manuel María Ponce, un tema para disfrutarlo y saborear las guitarras de Los Macorinos.

Un disco que roba más de un suspiro a todo aquel que lo escucha, temas del ayer que han formado en la memoria de muchos de nosotros momentos inolvidables y temas nuevos de su autoría que hacen ver que Natalia Lafourcade está a la altura de los grandes compositores. Pueden existir muchos intérpretes de la música de ayer, pero el mérito de Natalia es que le da una nueva vida al pasado y nos muestra que el hoy puede ser igual o mejor que ayer.

Simplemente, casi sesenta minutos de algunas de las Musas de América Latina, donde confirmo que estamos hechos de puro corazón.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *