El contador (Reseña)





Por: Raúl Armenta Asencio

Luego del fracaso que representó en términos de crítica la cinta Batman V Superman, el actor Ben Affleck regresa a la pantalla grande en una película llena de acción, intriga, violencia y, por qué no, momentos que resultan graciosos.

El contador nos cuenta la historia de Christian Wolff (interpretado por Affleck), un contador (como el nombre de la película lo dice) que ha logrado llevar una vida normal a pesar de sufrir de autismo, y a pesar de la educación especial que le dio su padre, un militar que obligó a él y a su hermano a aprender todo tipo de técnicas de defensa personal.

A lo largo de poco más de dos horas, nos enteramos de que Wolff es contador para diversos clientes poderosos que necesitan lavar dinero, pues sus negocios son turbios. Los problemas inician cuando es contratado por una empresa que fabrica prótesis para descubrir a dónde se ha ido un dinero que hace falta; sin embargo, como en todas las películas, los malos se hacen pasar por buenos. Cuando el que lo contrata se da cuenta de que Christian va a descubrir cosas que no debe saber, decide usar los servicios de un asesino a sueldo para matarlo a él y a todas las personas que estuvieran involucradas en la investigación.

La película tiene muchos altibajos. En momentos es muy entretenida y te mantiene al filo de la butaca esperando saber qué va a suceder con los personajes; sin embargo, en pocos minutos la historia cae en un hoyo y se estanca durante un buen rato, para volver a sobresalir.

Uno de los principales problemas que tiene El contador es que cuenta con muchas líneas discursivas, lo que hace que en momentos no se entienda del todo qué está sucediendo, pero no con el sentido de que el espectador se ponga a reflexionar qué es lo que está viendo, sino que simplemente son demasiados datos; quizás después de ver la película dos o tres veces, se termine de comprender de qué va la historia. Así mismo, algunas de estas líneas están de más, y sólo alargan una historia que pudo prescindir de, por lo menos, veinte minutos. Esto sin mencionar que el final está totalmente “sacado de la manga”.

A pesar de esto, El contador es una película que vale la pena ir a ver. La actuación de Affleck es muy buena (aunque en momentos nos recuerda mucho a su papel de Batman), y las secuencias de acción están muy bien logradas. Además, la música es genial.

El contador fue dirigida por Gavin O’Connor; el guion es de Bill Dubuque. Cuenta con las actuaciones de Ben Affleck, Anna Kendrick, J.K. Simmons, Jon Bernthal y Jeffrey Tambor. La música es de Mark Isham. Tiene una duración de 128 minutos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.